Vivek Ramaswamy renuncia luego de su fracaso en los ‘caucus’ de Iowa.

La contundente victoria de Donald Trump en los caucus de Iowa, el primer paso en la carrera de las primarias, ya ha cobrado su primera víctima. Vivek Ramaswamy, un emprendedor tecnológico y cuarto en la votación detrás de Trump, Ron DeSantis y Nikki Haley, ha decidido abandonar la contienda. Ramaswamy había invertido parte de su fortuna personal en la campaña y había recorrido incansablemente cada rincón de Iowa durante meses. Sin embargo, solo logró conseguir un 7,7% de los votos.

“No hemos logrado sorprender esta noche como queríamos”, se justificó. “A partir de este momento, suspenderemos esta campaña presidencial. No hay camino para que yo sea el próximo presidente si no ocurren cosas que no deseamos que sucedan en este país”, declaró Ramaswamy, posiblemente en referencia a una posible condena o encarcelamiento de Trump. En realidad, sus únicas posibilidades dependían de que el expresidente fuera excluido de la contienda, pero está claro que las cuatro imputaciones por 91 presuntos delitos no lo han afectado.

Ramaswamy tuvo un momento destacado en el primer debate cuando fue la sorpresa. Desempeñó el papel de un tipo de simpatizante millennial de Trump que propagaba rumores y teorías de conspiración. Intentó ser una especie de copia de Trump, pero los votantes prefirieron al original.

El candidato recibió ataques devastadores, especialmente de Chris Christie y Nikki Haley. “No eres más que escoria”, le dijo Haley en uno de los debates después de mencionar a su hija.

Debido a que Ramaswamy ha mostrado admiración por Trump y ha defendido su presidencia, compartiendo gran parte de sus ideas, es posible que la retirada del candidato amplíe aún más la ventaja de Trump en la carrera hacia la nominación. El candidato retirado ha pedido expresamente el voto para el expresidente, al que ha mencionado repetidamente como “el mejor presidente del siglo XXI” durante la campaña. A pesar de elogiar constantemente a Trump, hace unos días este lo llamó fraude.

Ramaswamy ha sido más extremista que Trump en algunos temas. Ha rechazado el apoyo a Ucrania e Israel y ha propagado rumores de todo tipo relacionados con el asalto al Capitolio, el cambio climático y la teoría de la conspiración del gran reemplazo. Su fracaso demuestra lo difícil que es que cualquier candidato que no sea Trump se beneficie de posiciones heterodoxas.

Según los datos de AP, con más del 99% escrutado, Trump ha obtenido un 51% de los votos, seguido por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, con un 21,2%, y la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, con un 19,1%. Vivek Ramaswamy se sitúa en cuarto lugar, con el 7,7% de los votos, mientras que los apoyos hacia los candidatos sobrevivientes Ryan Binkley (pastor-empresario-político) y Asa Hutchinson (exgobernador de Arks) son más bien simbólicos, por debajo del 1%. Una ventaja como esta supone un fuerte golpe inicial para sus rivales.

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha ocupado cargos como redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto, así como en el diario económico Cinco Días, donde fue director.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *