Una vez más, el grupo gallego Los Piturros cae tras el decomiso de una gran cantidad de cocaína en Portugal.

La Guardia Civil, con la ayuda de distintas agencias policiales y judiciales extranjeras, ha logrado desmantelar al clan de Los Piturros, uno de los grupos familiares del narcotráfico establecidos en la ría de Arosa y con históricos vínculos con el contrabando de tabaco y la distribución de cocaína en Galicia desde los años ochenta. El arresto de Juan Carlos Vázquez, su hijo y un sobrino, quienes estaban involucrados en la descarga de dos toneladas de cocaína en Portugal, significa la desarticulación de la segunda y tercera generación de la banda fundada por Manuel Vázquez.

La operación policial, llamada Nazaré, dirigida por la Audiencia Nacional y llevada a cabo simultáneamente en España y Portugal, ha resultado en la detención de otros seis presuntos miembros del grupo, quienes habrían participado en la descarga de la droga para su transporte a Galicia. Todos ellos enfrentan cargos por narcotráfico, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales.

El cargamento fue descubierto por la Policía Judiciaria portuguesa en abril pasado, luego del hallazgo de una lancha con 300 kilos de cocaína y el cuerpo sin vida de un ciudadano portugués en la playa de Quebrada, en la localidad de Peniche. Supuestamente, el hombre murió al ser atrapado por las hélices de la embarcación durante la descarga de la droga. A pocos metros de este lugar, los agentes encontraron otros 1.200 kilos del cargamento y lograron identificar a tres lancheros gallegos que participaron en la operación.

La investigación se inició en febrero, cuando los agentes descubrieron que miembros del grupo de Los Piturros estaban recogiendo este cargamento de cocaína en aguas del Atlántico para luego desembarcarlo en Peniche. Para llevar a cabo este operativo, el clan realizó una importante movilización de personal y medios marítimos y terrestres en Portugal. Posteriormente, los agentes recuperaron otros 220 kilos durante el registro de varios inmuebles relacionados con el grupo, lo que permitió recopilar las pruebas necesarias para demostrar la implicación del clan gallego en el transporte y envío de este cargamento hacia Galicia. También se descubrió que gran parte de la droga intervenida estaba destinada al clan Farruku, de origen albanés, conocido como una de las organizaciones criminales más activas de Europa en el tráfico de drogas, con una extensa red de distribución.

Para llevar a cabo esta investigación, se coordinó un equipo entre organismos españoles y portugueses a través de Europol y Eurojust, con la colaboración de la agencia antidroga estadounidense (DEA). El equipo fue dirigido por el Juzgado Central de Instrucción Número 6 y la Fiscalía Especial Antidroga de la Audiencia Nacional. Esta herramienta de cooperación internacional resultó fundamental para las labores de investigación en ambos países, permitiendo la obtención y el intercambio directo de información y pruebas, según informó la Dirección General de la Guardia Civil.

Una vez recopilada toda la información, agentes de la UCO de la Guardia Civil y de la Policía Judiciária portuguesa llevaron a cabo un amplio operativo policial el miércoles pasado, realizando acciones en ambos países. Esto resultó en la detención de los miembros de la organización y en registros en doce viviendas y emplazamientos donde Los Piturros escondían diversos medios terrestres y marítimos para llevar a cabo sus actividades relacionadas con el narcotráfico en las provincias de Pontevedra, Ourense, A Coruña y la ciudad portuguesa de Monzón, fronteriza con España.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *