Tres hombres y una mujer condenados por espionaje en favor de Israel son ejecutados en Irán.

Este viernes, cuatro personas, incluyendo una mujer, fueron ejecutadas en Irán. Fueron condenadas a muerte por un tribunal iraní por espiar para el Mossad, los servicios de inteligencia de Israel, según informó la agencia oficial de noticias IRNA. Según Mizan Online, un sitio web oficial adscrito al Poder Judicial, los ejecutados eran miembros de un grupo de sabotaje vinculado al “régimen sionista”. Habían sido detenidos junto a otras seis personas el año pasado, pero no se menciona qué les sucederá a estos. Según el informe de la IRNA, los miembros del grupo recibieron dinero de agentes del Mossad a cambio de realizar tareas y se comunicaban directamente con los oficiales de inteligencia israelíes. Según el Poder Judicial, el objetivo del grupo era perturbar la seguridad nacional mediante métodos como asesinatos, secuestros, destrucción e incendios provocados. Los nombres de los ejecutados son Vafa Hanareh, Aram Omari, Rahman Parhazo y Nasim Namazi. Un video compartido por la IRNA muestra a los hombres confesando su supuesta cooperación con un oficial del Mossad en Turquía. Han afirmado que su misión involucraba secuestros, amenazas e incendios intencionales de vehículos y casas de objetivos no identificados, así como el robo de teléfonos móviles. Organizaciones internacionales de derechos humanos y grupos iraníes en el exilio han denunciado que los tribunales iraníes condenan a menudo a personas a la horca basándose únicamente en confesiones obtenidas mediante tortura.

Esta es la última de una serie de ejecuciones y condenas a la horca en Irán. El día 16 pasado, las autoridades iraníes aplicaron la pena capital a un hombre condenado por espiar para servicios de inteligencia extranjeros, incluido el Mossad. Según Amnistía Internacional, Irán es el país que más aplica la pena de muerte en relación con su población, con 576 ejecuciones en 2022, un aumento significativo desde las 314 del año anterior. En lo que va de 2023, el país ya ha ejecutado a más de 750 personas, la mayoría por delitos relacionados con el tráfico y posesión de drogas, según grupos de derechos humanos. Según Iran Human Rights (IHR), que tiene su sede en Noruega, en octubre había contabilizado al menos 600 ejecuciones.

La República Islámica e Israel son enemigos acérrimos, se consideran una amenaza existencial mutua, compiten por la hegemonía regional y mantienen un conflicto encubierto con ciberataques, asesinatos y sabotajes. Las tensiones se han intensificado desde octubre pasado debido a la ofensiva de Israel en la Franja de Gaza. En agosto, Irán acusó a Israel de estar detrás de uno de los mayores complots de sabotaje contra su industria de defensa y producción de misiles. En julio, el Ministerio de Inteligencia de Irán afirmó haber detenido una red de agentes que trabajaban para Israel antes de que pudieran llevar a cabo sabotajes en lugares sensibles. Israel no ha negado ni confirmado estas acusaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *