Sorteo de Navidad en la Asamblea de Madrid.

Mientras los niños de San Ildefonso cantan, el Partido Popular de Madrid va a dar un impacto político significativo al aprobar los Presupuestos de la Comunidad, que no pudo aprobar en 2022, junto con la modificación importante de otras 15 leyes, incluyendo la Cámara de Cuentas, el Consejo de Transparencia, Telemadrid y LGTBI.
La señora Ayuso enmienda a sí misma, a su gobierno y a sus propias leyes. También enmienda al señor Feijóo para acorralarlo políticamente. Es una decisión política que fuerza al PP a abandonar el espacio de moderación y una derecha europea moderna que no debería abandonar.
Los Presupuestos continúan repitiendo lo mismo que los tres años anteriores, presupuestando menos de lo que gastaron el año anterior, por ejemplo, en sanidad. También presupuestan menos ingresos por recaudación fiscal. Es una política presupuestaria incorrecta para los intereses generales de los madrileños.
La explicación es que el PP aprovecha las fuertes inversiones del Gobierno de España en Madrid para compensar sus propias desigualdades. En 2022 recibieron 15,600 millones, en 2023 han sido 18,350 millones, casi 3,000 millones más. Es decir, el Gobierno de España aumenta un 30% su inversión en Madrid. Esta es la realidad innegable de los números. Otra cosa son los trucos de números.
Otro elemento es el fuerte aumento recaudatorio a través del IVA, que incrementa en un 70% en la Comunidad de Madrid en los últimos dos años, lo que representa un tercio del presupuesto total.
Son unos Presupuestos sin ambición y sin visión de región. No indican ningún horizonte en cuanto a industria, innovación, tecnología o energía. Son unas cuentas que no aprovechan las grandes potencialidades que tiene Madrid. Son unas cuentas que ignoran que nuestra meta debe ser estar entre las mejores regiones de Europa.
Junto con los Presupuestos, obligan a modificar otras 15 leyes, como la Cámara de Cuentas, para que la mayoría de sus miembros ahora sean elegidos por mayoría simple en lugar de por dos tercios de la Asamblea, lo que requería llegar a acuerdos entre los grupos parlamentarios.
Telemadrid, en lugar de ser un servicio público, plural y transparente, será controlada por la mayoría política que tenga la Asamblea. Será una televisión al servicio del PP y no de los madrileños. ¿Te imaginas algo así en RTVE?
Con el Consejo de Transparencia, la decisión es eliminarlo. De tres consejeros a uno. En lugar de ser elegidos por tres quintas partes de la Asamblea, ahora es nombrado por el propio gobierno y depende de la presidencia. Es una decisión que tiene un carácter vengativo además, por haber hecho su trabajo y requerir que la presidenta Ayuso muestre su expediente académico.
Finalmente, es un golpe duro a los derechos y libertades de las personas LGTBI, enmendando su propia Ley con la única razón de seguir acorralando políticamente al señor Feijóo, al mismo tiempo que intentan asimilar a Vox en sus formas, ideas y propuestas.
Todo esto es la Lotería de Navidad de la señora Ayuso para Madrid y la sociedad madrileña.
Juan Lobato es Secretario General PSOE-Madrid y Portavoz Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *