Si Donald Trump es reelegido presidente, promete llevar a cabo la deportación masiva más grande de inmigrantes indocumentados en España.

Donald Trump, el favorito candidato republicano para competir contra Joe Biden por la presidencia de EE UU en 2024, criticó durante un mitin en Durham (New Hampshire) a los inmigrantes indocumentados, a quienes acusó de “contaminar la identidad del país”. El ex presidente, que lleva ventaja sobre sus competidores en las próximas primarias del partido, prometió tomar medidas enérgicas contra la inmigración irregular y restringir la migración regular si es reelegido por otros cuatro años.

Es la segunda vez que el magnate, quien enfrenta varias causas judiciales importantes, utiliza esta imagen tóxica desde septiembre en un discurso xenófobo que recuerda a la retórica nazi. Jonathan Greenblatt, director de la Liga Antidifamación (ADL), calificó su lenguaje de “racista, xenófobo y despreciable”. Durante una entrevista con The National Pulse, Trump utilizó por primera vez esta imagen que podría convertirse en una de las frases recurrentes de su campaña.

Según varios medios estadounidenses, a diferencia de la campaña de 2016, Trump ahora representa el establishment republicano y sus posiciones radicales han ocupado el centro del partido, sin ser considerado un outsider por los republicanos tradicionales. A pesar de la creciente importancia del voto hispano en su base electoral, en detrimento del apoyo que anteriormente otorgaron a los demócratas, su discurso del sábado se centró en los inmigrantes indocumentados, en su mayoría de origen hispano aunque también mencionó a inmigrantes de Asia, África y América Latina. Denunció que personas de todo el mundo están llegando en masa a Estados Unidos.

Al igual que en 2016, durante su campaña presidencial, Trump ha puesto la seguridad fronteriza como uno de los principales temas de su programa, incluyendo la promesa de construir un muro con México. Ahora, el candidato a la reelección promete restaurar las políticas de línea dura de su mandato anterior y “detener la invasión de nuestra frontera sur y llevar a cabo la operación de deportación interna más grande en la historia de Estados Unidos”. Durante el mitin en Durham, Trump recitó la letra de una canción en la que compara a los inmigrantes con serpientes letales.

Jason Stanley, profesor de Yale y autor de un libro sobre el fascismo, afirmó que el uso repetido de este lenguaje por parte de Trump es peligroso, ya que evoca la retórica de Adolf Hitler en “Mi lucha”, donde advertía sobre la contaminación de la sangre alemana “envenenada por los judíos”. Según el experto, “repetir un discurso peligroso normaliza y respalda su contenido”. También expresó su preocupación por la seguridad de los inmigrantes en Estados Unidos.

No está claro si la frase “están envenenando la sangre de nuestro país” estaba planeada o si fue improvisada, ya que no estaba incluida en el discurso de Trump distribuido a los medios antes del mitin del sábado. El portavoz de la campaña de Trump, Steven Cheung, minimizó la frase y desvió la atención hacia la polémica del antisemitismo en los campus universitarios de EE UU. Cheung afirmó que los medios y el mundo académico han brindado “refugio seguro a una retórica antisemita y pro-Hamás que es peligrosa y alarmante”. En octubre, Cheung también descartó las críticas al lenguaje xenófobo de Trump al argumentar que frases similares se utilizan diariamente en libros, artículos y programas de televisión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *