Los tres acusados de asesinar a dos hombres a tiros en el cementerio de Torrent, reciben condenas de 21 y 49 años de cárcel por parte de la Audiencia de Valencia.

La Cuarta Sección de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a penas de 21 y 49 años y medio de prisión a los tres acusados -un matrimonio y su hijo- por el asesinato a tiros de dos hombres y las lesiones causadas a un tercero en el cementerio de la ciudad de Torrent el 1 de noviembre de 2021.
La sentencia refleja el veredicto emitido por un jurado popular después del juicio celebrado la semana pasada por dos delitos consumados de asesinato, otro en grado de tentativa y un delito de posesión ilegal de armas, y establece indemnizaciones para las víctimas y sus familiares que ascienden a un total de 568.180 euros, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.
El Tribunal impone al autor de los disparos y a su madre, quien le proporcionó el arma homicida momentos antes, una pena de 49 años y 6 meses de prisión cada uno, como autores de los cuatro delitos de asesinato. Sin embargo, condena al tercer implicado -padre y esposo de los acusados anteriores, respectivamente- a 21 años de prisión, como cómplice de los tres delitos de asesinato y autor del delito de posesión ilegal de armas.
Los hechos ocurrieron alrededor de las 10 horas del Día de Todos los Santos de 2021, cuando el matrimonio y su hijo se encontraron con otra familia con la que habían tenido conflictos en el pasado. Los acusados comenzaron a gritarles y a emitir amenazas para que abandonaran el lugar, e incluso llegaron a golpearlos con sillas y palos.
En un momento dado, según relata la sentencia, la mujer condenada sacó un arma de fuego que llevaba oculta en un delantal y se la entregó a su esposo para que disparara contra la otra familia. El hombre no llegó a disparar porque el arma se le cayó al suelo, pero su esposa la recogió y se la pasó a su hijo. Finalmente, fue este último quien disparó a las víctimas, que estaban desarmadas y sin posibilidad de protegerse.
Una de las balas causó la muerte a un miembro de la familia tiroteada y otra provocó lesiones en una pierna a uno de los hijos de esta familia. Además, un tercer disparo alcanzó a un hombre ajeno al conflicto, que estaba visitando la tumba de su esposa cerca del lugar, y causó su fallecimiento.
La sentencia no es definitiva y puede ser apelada ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *