Los temporeros inmigrantes ya no encuentran atractivo en el olivar en España.

Durante la temporada de recogida de la aceituna en España, los albergues para trabajadores temporales en la provincia de Jaén apenas tienen una ocupación promedio del 25%. Este es el registro más bajo desde que se estableció esta red de alojamientos hace más de dos décadas. Esta red, pionera a nivel nacional, proporciona alojamiento temporal a los jornaleros que llegan en busca de trabajo en los olivares. Debido a la sequía, por segundo año consecutivo, se ha producido una drástica reducción en la cosecha de aceitunas, y en muchas regiones productoras la producción será solo un tercio de la media.

Los principales usuarios de los albergues son migrantes temporales que llegan cada año a esta comunidad. Según la Consejería de Agricultura, se esperan 5.7 millones de jornadas laborales en la recolección de la aceituna este año, que se lleva a cabo en 300 pueblos andaluces con olivos. Sin embargo, esta temporada, la llegada de migrantes será mucho menor que los 4,000 que solían llegar en una temporada normalizada o los 8,000 que llegaron en los años de mayor producción.

Este año, solo se han abierto una docena de albergues en la provincia, con una capacidad total de aproximadamente 500 plazas, pero la ocupación es tan baja que incluso uno de ellos, el de Alcaudete, ya ha cerrado sus puertas. Los trabajadores temporales pueden alojarse en estos albergues por un máximo de cinco días mientras encuentran trabajo en los olivares. El año pasado, cuando también hubo una caída en el empleo debido a la sequía, la ocupación promedio de los albergues no superó el 34%.

La disminución del empleo en los olivares ha llevado al Gobierno de España a reducir a 10 el número de jornadas laborales necesarias para que los trabajadores eventuales del campo puedan acceder a subsidios o a la renta agraria. Con esta medida, el Gobierno extiende la medida aprobada el año pasado, que reducía el requisito de jornadas laborales (normalmente se requieren 35) debido a la baja cosecha provocada por la sequía. Sin embargo, algunos sindicatos habían pedido que no se exigiera ninguna jornada laboral adicional esta temporada, ya que consideran que en algunas zonas productoras no será posible alcanzar las 10 jornadas en el campo.

Otra consecuencia de esta reducción del empleo agrícola son las medidas de ajuste que muchas almazaras están implementando. Manuel Sánchez, de la cooperativa Perpetuo Socorro en Alcaudete, indica que esta temporada solo recogerán el 10% de la producción media de ocho millones de kilos de aceite. Esto ha llevado a contratar a menos personal temporal, e incluso algunos grupos oleícolas más grandes han aplicado despidos temporales debido a la falta de trabajo.

En otros casos, se han realizado acuerdos entre cooperativas para la molturación de aceitunas con el objetivo de reducir los costos de producción. Esto incluye a entidades como Nuestra Señora del Rosario y San Blas de Rus, y la Unión de Úbeda en Jaén, así como a las agrupaciones Cristo de Orense de Brazatortas y Nuestra Señora del Socorro de Argamasilla de Calatrava en Ciudad Real, todas pertenecientes al grupo Dcoop.

La menor llegada de trabajadores temporales también ha sido notada por las organizaciones sociales. En el Centro de Día Santa Clara de Cáritas, en la capital de Jaén, no se ha superado el medio centenar de personas atendidas diariamente, y en el comedor de San Roque apenas se ha alcanzado el centenar de comidas ofrecidas. El pico más alto se produjo a finales de noviembre, pero hubo una disminución significativa después del puente de la Constitución.

Debido a la menor presión migratoria, esta temporada apenas se ha visto a trabajadores temporales durmiendo en las calles o espacios públicos, una escena que solía ser común en los años de cosecha normalizada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *