Los sindicatos aprueban el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Telefónica, cuya firma está programada para el 3 de enero.

La dirección y los sindicatos de Telefónica firmarán el próximo 3 de enero el acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) para 3.421 trabajadores y el nuevo convenio colectivo de las tres empresas vinculadas (Telefónica España, Móviles y Soluciones) que tendrá vigor durante los próximos tres años. Los tres sindicatos (UGT, CC OO y Sumados) que han participado en las negociaciones han comunicado este jueves la ratificación del preacuerdo alcanzado la semana pasada sobre ambas medidas.

El período de adscripción al ERE, que afecta al 21% de la plantilla de 16.000 empleados de las tres empresas afectadas, será del próximo 9 de enero al 8 de febrero, y la empresa contestará las peticiones el 14 de febrero. Las salidas se producirían mayoritariamente el 29 de febrero, pero el ERE estará abierto hasta el 31 de marzo de 2025. Si no se llega al número establecido con bajas voluntarias, habrá despidos de carácter forzoso, extremo que los sindicatos habían intentado evitar desde el principio de las negociaciones.

Las condiciones económicas para los que se marchen son: los nacidos en 1968 percibirán un 68% del salario regulador hasta los 63 años y un 38% hasta los 65; los nacidos en 1967, 1966, 1965 o 1964, se irán con un 62% del salario hasta los 63 años y un 34% hasta los 65, y se les aumenta la prima por voluntariedad a 10.000 euros para este tramo; y los nacidos en 1963 o anteriores recibirán un 52% del salario hasta los 63 años y un 34% hasta los 65, con la misma prima de voluntariedad. En el capítulo de complementos, el ERE incluye reversibilidad de las rentas (en caso de fallecimiento, los herederos legales percibirán las rentas pendientes), abono del descuento de la seguridad social del empleado durante el paro, y seguro colectivo hasta los 63 años (y hasta los 65 años para supervivencia).

En cuanto al convenio colectivo, que tendrá vigencia por tres años (del 1 de enero de 2024 hasta el 31 diciembre de 2026), con posibilidad de una prórroga para un cuarto, destaca la consecución de la jornada semanal de 36 horas al final del periodo. También recoge el mantenimiento de la actual cláusula de revisión salarial vinculada a IPC, que se concreta en una propuesta de subida salarial del 1,5% al año y revisión con relación al índice de precios a la finalización del periodo de vigencia.

UGT ha justificado su apoyo al acuerdo tras haberse logrado “unas condiciones de salida semejantes a los planes precedentes, mantener intactas las principales garantías de la plantilla, incluyendo la revisión salarial vinculada a IPC, blindar derechos como la progresión profesional y la antigüedad y avanzar en nuevas conquistas sociales como la jornada laboral de 36 horas, la póliza de reembolso dental universal, la ampliación del teletrabajo o la deslocalización”. Por ello, consideran que el acuerdo es favorable dentro de “la incertidumbre” que prevalece en el sector, a la que se han sumado “otros factores como la entrada de nuevos actores en el accionariado”, en referencia a la compra por parte de Saudí Telecom Company (STC) del 9,9% de las acciones y la entrada del Gobierno, a través de la SEPI, como máximo accionista con un 10%.

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro ‘España, destino Tercer Mundo’.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *