Las emergencias de la Comunidad de Madrid hacen una llamada de auxilio: “Existen más de 100 pacientes a la espera de ser hospitalizados”.

El invierno llega con el sorteo de Navidad y también trae consigo la gripe estacional y otras enfermedades respiratorias típicas de esta época. En los últimos días, los servicios de urgencias de los hospitales de Madrid han experimentado un aumento en la demanda de atención médica. A pesar de que el Plan de Invierno implementado por la Comunidad de Madrid ha contratado a 1.800 profesionales de la salud para esta campaña, esta medida no parece ser suficiente para abordar la falta de recursos materiales y humanos en algunos centros de la capital española. “Tenemos más de 100 pacientes de urgencias esperando ser hospitalizados y en algunas tardes ha habido hasta 200”, se queja Gregorio Ramírez, Secretario General de la sección sindical de UGT en el Hospital Gregorio Marañón. Y no es el único centro afectado. Los trabajadores del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares y el Hospital Severo Ochoa también se quejan.
Las urgencias del Hospital Gregorio Marañón llevan cuatro días “totalmente colapsadas”. Según Ramírez, están recibiendo más de 600 urgencias de adultos al día y la situación ha llevado a habilitar siete anexos y múltiples pasillos que no son adecuados para brindar la atención que un paciente de urgencias requiere. “Los pacientes están siendo tratados de manera deshumanizada porque no hay espacio y los profesionales los tienen que colocar de forma incómoda en los pasillos”, agrega el representante de los trabajadores del Gregorio Marañón.
La Consejería de Sanidad argumenta que, este año, el Plan de Invierno de la región ha aumentado en un 13% los contratos de profesionales sanitarios en comparación con 2022. Sin embargo, desde el Hospital Gregorio Marañón denuncian que esto es “totalmente insuficiente para hacer frente al pico de demanda”. “El problema es que estas contrataciones se utilizan para cubrir las deficiencias estructurales de personal que el hospital tiene durante todo el año”, señala Ramírez.
En el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, se ha abierto un anexo llamado Marina desde hace más de una semana para trasladar a los pacientes de ingreso cuando se acumulan. La dirección del hospital está considerando también abrir la sexta planta para aliviar el problema de espacio en urgencias. Sin embargo, el departamento de prensa del centro asegura que “las urgencias están funcionando con normalidad”. “Si no fuera por la necesidad, nadie se plantearía abrir esa planta con el coste económico que eso implica”, asegura Ainara López, de la sección sindical de CC OO de este hospital.
En el sur de Madrid, en Leganés, las urgencias del Hospital Severo Ochoa han aumentado notablemente desde el lunes. “El personal está desbordado, pero ya están acostumbrados a que esto suceda todos los años en estas fechas”, explican desde la sección sindical de CCOO del centro. En este momento, el hospital cuenta con 39 pacientes en espera de ser hospitalizados y dispone de cinco boxes adicionales en urgencias, uno de los cuales está duplicado. “Esto significa que donde debería haber una cama con un paciente, hay dos camas con dos personas”, indican desde el sindicato.
Por su parte, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha informado a EL PAÍS que la situación en estos hospitales podría deberse a “picos puntuales en los servicios de urgencias y en franjas horarias específicas”, pero que “en ningún caso las urgencias madrileñas han colapsado”.
Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *