La situación es crítica en 18 centros de salud de Madrid: se carece de la mitad de médicos y el 60% de los pediatras.

La paciencia de los usuarios del centro de salud de Abrantes, en el distrito de Carabanchel, ha alcanzado su límite. Un grupo de aproximadamente veinte vecinos han decidido encerrarse en la sede de la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) debido a la crítica situación de su clínica: actualmente solo cuentan con siete médicos de familia en lugar de los dieciséis necesarios, y solo tienen a uno de los cuatro pediatras requeridos. Nacho Sánchez, uno de los vecinos que se encuentra encerrado en la sede de la Gerencia, en el norte de Madrid, ha explicado por teléfono que han tomado esta medida “porque la situación es insoportable”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *