La sequía pone en riesgo la industria del turismo en Cataluña: “Tendré que comerme los kayaks con papas fritas”

Roger Duran, de 58 años, residente en Sabadell, ofrecía hasta octubre tres rutas para atravesar el río Ter en el pequeño pueblo de Colomers, en la región de Baix Empordà, Girona, a través de su empresa Kayak del Ter. Mientras remueve un café en uno de los bares de la zona, cuenta que este negocio generaba un impacto de 900,000 euros en la comarca. El aparente oasis verde en la orilla, donde guarda su flota de 260 canoas, en realidad oculta la escasa cantidad de agua que lleva este río, el cual abastece, junto con el Llobregat, a casi seis millones de personas del área metropolitana de Barcelona y de Girona…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *