La noche de confinamiento en Laguna de Duero en la que David perdió la vida sin ninguna persona responsable de su muerte.

Parece una historia de crimen sin resolver, pero en realidad es una historia de fantasmas. Sucedió en la madrugada del 16 de abril de 2020 durante el estricto confinamiento por el coronavirus. En contra de las restricciones, David, un joven de 18 años, salió de su casa usando un chándal sobre su pijama. Su actitud denotaba nerviosismo. Horas antes, había felicitado a su hermana, quien cumplía 16 años…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *