La Generalitat renuncia al plan de realizar unos Juegos Olímpicos de Invierno en el Pirineo español.

El sueño olímpico del Govern ha llegado a su fin. El Ejecutivo de Esquerra Republicana ha descartado la posibilidad de promover una candidatura para los Juegos Olímpicos de Invierno en el Pirineo durante “esta legislatura”. Esta renuncia significa poner fin oficialmente a las expectativas que aún quedaban en torno a un proyecto que ha generado controversia desde su inicio. Según fuentes del Govern, “los informes medioambientales que teníamos eran válidos pensando en 2030. Para una fecha posterior, habría que verlo”. La próxima oportunidad para organizar un evento olímpico invernal no sería hasta 2042, ya que el Comité Olímpico Internacional (COI) tiene su mirada puesta en los Alpes franceses para 2030 y confía en Suiza para 2038. Hasta ahora, solo Salt Lake City (Estados Unidos) ha presentado formalmente su candidatura para 2034.
La decisión del Govern de desechar la propuesta olímpica se produce en un momento de emergencia climática debido a la intensa sequía que sufre Cataluña. En este contexto de escasez de agua y aumento de las temperaturas en todo el territorio catalán, defender públicamente una candidatura de Juegos Olímpicos de Invierno genera más desconfianza que entusiasmo y se interpreta como un factor de desgaste para la imagen del Ejecutivo liderado por Pere Aragonès. Anna Barnadas, secretaria de Acción Climática de la Generalitat, ha afirmado en Catalunya Ràdio que el cambio climático y la sequía hacen difícil que un evento como los Juegos pueda llevarse a cabo en Cataluña.
La idea de los Juegos de Invierno fue impulsada cuando Junts aún formaba parte del Govern, pero ha sido ERC, a través de la consejera de Presidencia Laura Vilagrà, quien ha liderado las negociaciones con el Comité Olímpico Español (COE).
El proyecto se estancó definitivamente hace año y medio después de intensas disputas entre la Generalitat y el Gobierno de Aragón. La idea inicial era el proyecto Barcelona Pirineus 2030, que pretendía una candidatura olímpica conjunta con pruebas en estaciones de esquí de Aragón y Cataluña. El expresidente aragonés, Javier Lambán, se quejó de manera repetida de que el reparto de protagonismo era desequilibrado y que Aragón estaba siendo menospreciado. En mayo de 2022, el Comité Olímpico Español informó que la última reunión con los representantes de Aragón y Cataluña para confirmar la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 había terminado “sin acuerdo”. El organismo destacó que las discrepancias con el Gobierno de Aragón habían obstaculizado el progreso de la candidatura y se dejaba abierta la posibilidad de explorar otros caminos para construir otro proyecto olímpico sin la Diputación General de Aragón (DGA).
Inicialmente, Cataluña presentó una nueva propuesta al presidente del COE, Alejandro Blanco, pero nunca recibió una respuesta oficial. A pesar de todo, la Generalitat afirma tener conocimiento de que el COE nunca ha visto con buenos ojos que la candidatura olímpica se limite únicamente al Pirineo catalán. La postura del COE es crucial, ya que depende de este organismo elevar cualquier iniciativa incubada en España al COI.
La Generalitat sostiene que es el COE “quien debe dar el siguiente paso” y señala que el Govern no tiene intención de avanzar más en este asunto durante el resto de la legislatura. Las elecciones catalanas están programadas para el primer trimestre de 2025.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *