La Generalitat corrige: los recintos deportivos solo deberán cerrar las duchas en caso de riego de campos o llenado de piscinas.

El consejero de Acción Climática de la Generalitat, David Mascort, ha corregido hoy la nueva restricción anunciada ayer que cerraba las duchas de los centros deportivos federados para ahorrar agua. Incluso animó a los catalanes a empezar a hacerlo: “Ahora es una propuesta, en enero será obligatorio”. En una entrevista para Aquí Catalunya de SER Catalunya, Mascort ha retractado sus palabras y ha aclarado que solo se cerrarán las duchas de los centros que tienen piscina o riegan el césped. “Es importante reconocer cuando te equivocas y no me expresé adecuadamente en la conferencia de prensa”, admitió Mascort.
El Plan Especial de Sequía (PES) permite el cierre de las duchas de los clubes federados y prohíbe llenar las piscinas en la fase más crítica. Mascort ha aclarado las declaraciones que hizo ayer en la conferencia de prensa posterior al Consell Executiu: “Lo que queremos es mantener la práctica del deporte en estos centros deportivos compensando este gasto con el cierre de las duchas”, afirmó el consejero. El FC Barcelona también cerrará los vestuarios a cambio del riego de los campos. “El Barça consume agua en Montjuic y la Ciudad Deportiva, y debe compensar el agua que gasta regando ahorrando en las duchas”, resaltó Mascort.
❌La Generalitat NO CERRARÁ TODOS los VESTUARIOS: “No lo dije correctamente”
🎙️El Conseller d’Acció Climàtica, @dmascort reconoce que se equivocó y se explica en @AquiCatalunya, con @PabloTallon87: “𝐇𝐚𝐧 𝐝𝐞 𝐜𝐨𝐦𝐩𝐞𝐧𝐬𝐚𝐫”.
La Generalitat prevé que el área de influencia de Barcelona y algunas poblaciones de Girona, donde viven casi seis millones de catalanes, entren en enero en la situación de emergencia, la más catastrófica del PES, si no llueve y los embalses llegan al 16% de su capacidad (actualmente, están poco más del 17%). En total, 202 municipios reducirán el consumo a 200 litros por habitante y día en la primera fase de la declaración de emergencia, que pasará a 180 en un segundo nivel y 160 en un tercero si la situación sigue empeorando. También se establecerá una moratoria para las empresas turísticas, los planes urbanísticos y la ganadería que necesiten una concesión de la Agencia Catalana del Agua (ACA). No podrán comenzar hasta superar la situación de emergencia, aunque podrán seguir con los requisitos legales.
El Ejecutivo catalán, además, reducirá el caudal de los ríos Llobregat, Ter y Muga para garantizar el abastecimiento de la población. Según fuentes presentes en la Mesa Nacional del Agua, que reúne a 30 entidades representantes de los sectores involucrados, este recorte es una “improvisación” del Govern que permite destinar más agua al uso industrial, agrícola y doméstico. Las mismas fuentes critican especialmente la última propuesta del consejero de traer agua en barcos de otras regiones como Murcia. La reducción de los caudales ecológicos molestará al sector ambiental y ecologista, lo que aumentará la tensión interna sobre la gestión de la sequía y las visiones de cómo abordarla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *