La forma de supervisar el gasto en la economía familiar relacionado con la tecnología y los adolescentes.

Cada vez gastamos más dinero en entretenimiento tecnológico y las familias intentan controlarlo.
Ver series, jugar videojuegos, subir videos a TikTok, chatear con amigos en WhatsApp, engancharse a tutoriales en YouTube… Los jóvenes utilizan la tecnología de diversas formas. Tanto es así que en promedio consumen hasta siete horas al día de ocio digital, según revela el estudio ‘Consumir, crear, jugar. Panorámica del ocio digital de la juventud’, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación FAD Juventud y presentado el año pasado.
Por lo tanto, es normal que pidan regalos tecnológicos, como un nuevo teléfono móvil, una tablet, una videoconsola, unos auriculares o un televisor para su habitación, en cumpleaños o en fiestas navideñas.
Esta tecnología incrementa los gastos en los hogares, tanto por el costo de los dispositivos como por la suscripción necesaria a algunos productos que a veces conlleva (Spotify, Netflix, PlayStation Plus…).
El ocio de los jóvenes, como indica un estudio de Save The Children publicado en este 2022, supone el 5% del costo de criar a un hijo, que además va aumentando año tras año. Mientras que el costo de criar a un hijo en 2018 era, en promedio, de 587€ mensuales, en 2022 se elevó a 672 euros al mes.
En resumen, el entretenimiento tecnológico cada vez nos cuesta más. Para tratar de controlar el gasto en la economía familiar en este sentido, existen soluciones como las que ofrece la empresa Rentik.
Esta compañía ofrece un sistema de alquiler de productos tecnológicos a particulares y empresas por un precio mensual. Por ejemplo, la compañía cuenta con teléfonos móviles con seguro incluido a partir de 9,99 euros al mes, lo que puede aliviar la economía familiar.
Además, también ofrece otros productos tecnológicos desde hace unas semanas, como videoconsolas o tablets.
Según el estudio sobre las tendencias de consumo doméstico elaborado por EY (“Decoding the digital home 2022”), los consumidores están más preocupados que nunca por el precio de su conexión a internet.
La investigación señala que más del 40% de los usuarios a nivel mundial reconocen haber aumentado su demanda de conectividad y consumo de contenido desde antes de la pandemia hasta ahora.
En este contexto, las familias se preocupan y cuestionan más que antes si están pagando un precio razonable por sus servicios digitales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *