La expulsión reciente de Draymond Green ha llevado a la NBA a tomar la decisión de suspenderlo por un período de tiempo indeterminado.

Nuevo castigo para Draymond Green. La NBA ha suspendido indefinidamente al centro de los Golden State Warriors desde la noche de este miércoles por su “historial repetido de conducta antideportiva”. El jugador fue expulsado el martes por la noche del partido contra los Phoenix Suns después de golpear en la cara al bosnio Jusuf Nurkić. La liga establece un alto nivel para que el jugador regrese a la cancha. “Tendrá que cumplir con ciertos requisitos y condiciones de su equipo para poder volver”, informó la NBA en un comunicado.

Green, un líder apasionado, recibió el martes por la noche una segunda falta flagrante cuando el partido contra los Suns llevaba cuatro minutos de juego en el tercer período. En la jugada, Nurkić cubre a Green, de espaldas a la canasta, quien busca recibir el pase del novato Brandonin Podziemski, que está a punto de poner en juego el balón. Las cámaras capturan cómo Green se gira y golpea al europeo en la mandíbula con el puño derecho. El golpe tira al bosnio, quien cae boca abajo en el suelo. Los Warriors perdieron 119-116 frente al equipo de Kevin Durant. Green se disculpó con su oponente en una conferencia de prensa después del partido y dijo que solo estaba tratando de que los árbitros le dieran una falta a su favor.

No es el único incidente protagonizado por Green, un jugador conocido por su fuerza física y su juego duro. El número 23 de Golden State fue suspendido cinco partidos el mes pasado después de aplicar un candado al francés Rudy Gobert en un partido contra Minnesota. Gobert había intentado detener una pelea entre dos jugadores cuando Green corrió hacia él para lanzarle el brazo alrededor del cuello. La suspensión fue merecida, según Steve Kerr, el entrenador de los Warriors. “Draymond estuvo mal. Él lo sabe. Está mal”, dijo Kerr en ese momento.

En abril de este año, durante los playoffs, Domantas Sabonis sacó de quicio a Green, quien le pisó cuando estaba en el suelo. El exabrupto hizo que el defensor de Golden State fuera expulsado de un partido en plena serie contra Sacramento, cuando su equipo intentaba nuevamente conquistar el Oeste, que dominan desde 2015. Desde esta primavera, se ha escuchado en la liga que Green no está bien. El centro ha sido expulsado de 11 de los primeros 23 partidos de los Warriors en la temporada actual.

La nueva suspensión de Green ha hecho saltar las alarmas en el equipo, que ha ganado cuatro campeonatos y seis títulos de conferencia desde 2015. El jugador se reunirá mañana con Mike Dunleavy, el gerente de Golden State, y su agente, Rich Paul, para comenzar a discutir un plan para su regreso a la cancha, según Adrian Wojnarowski, periodista de ESPN con fuentes profundas dentro de la NBA. Nadie se ha atrevido a especular sobre una fecha de regreso para el problemático centro.

Su ausencia, sin embargo, significa malas noticias para los Warriors de Steph Curry. El equipo está en pleno cambio generacional con los jóvenes Jonathan Kuminga, Moses Moody y Podziemski. El histórico base, Klay Thompson, y Green son los últimos remanentes de la legendaria franquicia que ganó títulos en 2015, 2017, 2018 y 2022. Parece difícil que este año logren clasificar a los playoffs. El equipo ha tenido un comienzo atribulado con un récord de 10 victorias y 13 derrotas. Han perdido 11 de los últimos 15 partidos y ocupan el undécimo puesto en la conferencia, una posición inusual para una familia tan exitosa como esta.

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE. UU., donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Anteriormente, fue editor jefe del periódico en la redacción de Ciudad de México, su ciudad natal. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *