La CNMC empieza un proceso de investigación a Repsol por supuestas acciones en contra de la competencia

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha comenzado un procedimiento sancionador contra Repsol por posibles prácticas contrarias a la competencia, constituyendo un “abuso de posición dominante” en el mercado mayorista de combustibles para automoción en España. En concreto, Competencia está investigando a varias filiales de la compañía petrolera española por utilizar una política agresiva de descuentos al tiempo que aumentan los precios mayoristas para sus competidores de bajo coste.

La investigación comenzó el año pasado cuando los inspectores del organismo supervisor llevaron a cabo inspecciones en las sedes de Repsol, Cepsa y BP tras recibir denuncias de las estaciones de servicio de bajo coste. Aunque finalmente, Competencia solo ha abierto un expediente a la compañía presidida por Antonio Brufau. Las filiales de Repsol Comercial de Productos Petrolíferos, Repsol Directo, Repsol Customer Centric, Solred, Campsa Estaciones de Servicio y Repsol como grupo también se encuentran bajo investigación debido a su influencia en toda la cadena de producción y distribución de combustibles para automoción.

La CNMC ha detallado que la petrolera habría utilizado su posición dominante en el mercado mayorista de hidrocarburos en España para ofrecer descuentos adicionales en combustibles a los usuarios de sus estaciones de servicio hasta diciembre de 2022 a través de aplicaciones o tarjetas de fidelización y pago. Además, ha incrementado el precio que los competidores independientes —estaciones de servicio— pagan por adquirir combustible en el mercado mayorista. Por lo tanto, debido a la posición de Repsol en el mercado mayorista, estas prácticas habrían sido “exclusionarias” hacia estos competidores. Además, estas conductas podrían haber erosionado los márgenes comerciales de los competidores y limitar la competencia en la distribución minorista, según la CNMC. Estas conductas podrían suponer una posible violación del artículo 2 de la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia (LDC) y del artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).

Por su parte, fuentes de Repsol consultadas por Europa Press han rechazado rotundamente este procedimiento iniciado por la CNMC y han asegurado que la compañía no tiene una posición dominante en el mercado de carburantes español y cumple estrictamente con la regulación de competencia. También han destacado que Repsol ha hecho un gran esfuerzo para ayudar a sus clientes a través de descuentos y hacer frente a las subidas de precios derivadas de la crisis en Ucrania, destinando más de 500 millones de euros en descuentos en sus estaciones de servicio en España. Por lo tanto, consideran que la CNMC ha abierto este procedimiento sancionador por una medida dirigida a beneficiar a los consumidores.

La investigación se inició tras las denuncias presentadas por la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (AESAE) y la Asociación de Comercializadores Independientes de Hidrocarburos por prácticas contrarias a los artículos 2 de la LDC y 102 TFUE. Ante la sospecha de posibles prácticas anticompetitivas, la CNMC inició una investigación confidencial (artículo 49.2 de la LDC) y llevó a cabo una inspección en la sede de Repsol. Cabe destacar que la apertura de este expediente no prejuzga el resultado final de la investigación y ahora se abre un período máximo de 24 meses para su instrucción y resolución.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *