Jaume Collboni extiende los presupuestos de Barcelona ante la falta de respaldo.

El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha firmado el decreto de prórroga de las cuentas municipales. “Cuando no tienes un presupuesto aprobado tienes que firmar la prórroga como corresponde. Ya lo hice la semana pasada. Espero que la ciudad tenga presupuestos como máximo en la primavera del próximo año con una mayoría”, ha explicado este jueves Collboni.

El PSC formó el pasado junio un gobierno con solo 10 de los 41 concejales que integran el pleno del Consistorio. En octubre la oposición en pleno: Junts (11 concejales), comunes (9), ERC (5), PP (4) y Vox (2) votaron en contra del proyecto de ordenanzas fiscales en la comisión de Economía del Ayuntamiento. El PSC retiró, en el último minuto, el punto del orden del día para que no acabaran tumbando también los presupuestos. Desde entonces, los de Collboni han mantenido diversas reuniones buscando apoyos que les permitieran aprobar las cuentas. De hecho, con el voto a favor de los 11 concejales de Junts ya conseguiría aprobarlos o con el voto de comunes más dos concejales. No ha sido posible y Barcelona comenzará el año sin los presupuestos aprobados.

Una de las trabas con las que se ha encontrado el PSC es que la negociación de la aprobación de los presupuestos va ligada – tal y como exigía la oposición- a un posible pacto de gobierno de coalición. Collboni espera ahora ganar tiempo para intentar llegar a un acuerdo ya sea con Junts o con Comuns y ERC. El límite, la primavera.

El problema con el que se encuentra ahora el socialista es que algunas de las actuaciones y obras que estaban anunciadas carecen de partida presupuestaria por lo que o bien se retrasarán o necesitarán de acuerdos políticos quirúrgicos para llevarse a cabo. Collboni es consciente de ese lastre y pretende firmar las cuentas en el primer trimestre de 2024 para no poner en peligro las principales actuaciones.

La primera tenienta de alcalde del PSC, Laia Bonet, ya alertó en el último pleno del año a Ada Colau -después de que la alcaldesa sometiera a votación una reprobación encubierta a la gestión de Collboni- que con la oposición que estaban llevando a cabo los comunes estaban “boicoteando la posibilidad de que Barcelona tenga un futuro gobierno formado por una coalición de izquierdas”. La reprobación salió adelante con los únicos votos favorables de los Comunes y de Junts. Las dos formaciones que negocian una coalición de gobierno con el PSC.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *