Este Real Madrid es imbatible, ni Obradovic puede igualar su nivel.

El Real Madrid es como una tormenta perfecta, un equipo inquebrantable que no se preocupa por quién se le ponga enfrente. Los blancos siempre mantienen la misma velocidad y arrasan por donde pasan. En Europa, ya llevan 15 victorias y solo han sido derrotados una vez por el Fenerbahce. Chus Mateo, que está cerca de alcanzar el centenar de triunfos con el Real Madrid, aplasta sin piedad a sus rivales. Ya sea con Facundo Campazzo liderando, como al inicio del partido contra el Partizan, o con Sergio Rodríguez, quien aumentó aún más el ritmo para afianzar al equipo en la cima de la clasificación.

El Chacho se divierte en la cancha y combina eficacia con su espectacularidad habitual. Toda su fantasía está al servicio del equipo. Siete asistencias en la primera mitad dejaron perplejos a los ‘grobari’, los sepultureros de Belgrado, que no sabían cómo detenerlo. Los bases dirigen y Hezonja y, sobre todo, Musa, ejecutan. El alero bosnio anotó 16 puntos, solo fallando un tiro libre, en los dos primeros cuartos. Un verdadero martillo para la defensa que Zeljko Obradovic, una leyenda en Madrid, había preparado. Obradovic llevó al Real Madrid a ganar el campeonato de Europa en 1995 después de muchos años sin conseguirlo. El Partizan se mantuvo en pie gracias al acierto de Caboclo, un pívot brasileño que abandonó el Reyer Venezia de forma inusual para unirse al equipo de Obradovic, su cuarto equipo en cuatro meses.

La diferencia en el marcador, siempre superior a diez puntos, hizo que el partido fuera mucho más tranquilo que hace siete meses, cuando ambos equipos se enzarzaron en una pelea vergonzosa en la eliminatoria para llegar a la Final Four. Pero esta vez fue diferente. El Real Madrid dominó desde el primer minuto y además logró neutralizar a Kevin Punter, uno de los mejores anotadores de Europa, gracias al excelente trabajo de Causeur en defensa.

Las esperanzas del Partizan se desvanecieron en el tercer cuarto. Obradovic tiene un quinteto excepcional, pero en el banquillo no cuenta con los recambios confiables que Chus Mateo tiene en el suyo. Sus opciones se redujeron considerablemente cuando Caboclo, quien había anotado 18 de los 44 puntos de su equipo, cometió su cuarta falta personal y Obradovic tuvo que enviarlo al banquillo mientras su rival superaba los 20 puntos de ventaja (65-44). El resto fue un paseo para el Real Madrid, el vigente campeón, un equipo imparable a quien no le importó que el Partizan los visitara después de haber encadenado cinco victorias consecutivas en Europa.

Fue una jornada perfecta para los equipos españoles. El Valencia Basket, que había perdido frente al Partizan el martes, enderezó la semana con una gran remontada ante el Virtus Bolonia (79-71), lo que les permite sumar su novena victoria en la competición.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *