España: Castilla-La Mancha extiende la suspensión de nuevas salas de juego y limita las máquinas tragamonedas en bares y restaurantes.

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha comunicado que durante los próximos cuatro años no se autorizarán en la región nuevas licencias para la apertura de salas de juego. En un evento en Cuenca ha explicado que antes de que termine el año el Ejecutivo aprobará una regulación que impedirá la instalación de nuevos establecimientos de este tipo en la comunidad autónoma. En realidad, esto supone una extensión de la suspensión de nuevas licencias de casas de juego que está en vigor desde 2019, una propuesta pionera en España en su momento. El Gobierno de Castilla-La Mancha implementó esta medida ante la “preocupación social” por la proliferación de estos establecimientos.

Esta preocupación llevó a una nueva Ley del Juego en la región, que se aprobó en 2021 y entró en vigor un año después. Esta normativa restringe los horarios de apertura de las salas de juego y prohíbe que estén ubicadas a menos de 300 metros de un centro educativo. Uno de los objetivos de esta regulación es proteger a grupos vulnerables, como los jóvenes. Según afirmó García-Page este miércoles, desde que se empezó a “poner freno al mercado del juego en la región, se ha logrado reducir en un 14,5% el número de establecimientos dedicados a estas operaciones”.

A la ampliación de la suspensión de licencias anunciada por Page para su próximo Consejo de Gobierno, ahora se añade una limitación en la instalación de nuevas máquinas tragaperras. A partir de ahora, solo se autorizarán 100 nuevas máquinas de este tipo al año en la región. El dirigente socialista ha pronosticado que en los próximos cuatro años, con la extinción de licencias actuales, se reducirán en 800 las tragaperras en locales de Castilla-La Mancha.

Con este nuevo decreto, se busca contribuir a reducir los efectos negativos causados por adicciones como el juego compulsivo “comercial” y de esta manera proteger a las poblaciones más vulnerables. Según el reciente Estudio de Prevalencia de Juego 2022-2023 del Ministerio de Consumo, los jóvenes de 18 a 25 años son los que corren mayor riesgo de sufrir trastornos de juego. El perfil del jugador en España es cada vez más joven (el 22% de los jugadores son menores de 25 años) y suelen acceder al juego de manera presencial, según detalla el análisis.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *