Ese reglamento antiguo que ha quedado en el olvido…

En los minutos finales del Rennes-Villarreal se produjo una jugada peculiar con un gol local que hubiese significado el empate a 3. El árbitro turco Atilla Karaoglan lo validó, pero el italiano Massimiliano Irrati, desde el VAR, le informó de su error y este anuló el gol. Como resultado, el Villarreal ganó 2-3 y regresó cómodamente, siendo el primero del grupo y clasificándose directamente a los octavos de final. En esta ocasión, el VAR fue una ventaja…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *