En Venezuela, el estudiante John Álvarez, quien fue sentenciado a 16 años de cárcel, ha sido puesto en libertad.

John Álvarez, un estudiante de antropología de la Universidad Central de Venezuela, fue detenido hace cuatro meses y sentenciado por conspiración y terrorismo. Sin embargo, el sábado pasado fue liberado como parte de un intercambio de prisioneros entre Estados Unidos y Venezuela, que también permitió la liberación de Alex Saab, un empresario cercano a Nicolás Maduro.

Álvarez, de 24 años, es secretario juvenil del partido Bandera Roja, que se opone firmemente al chavismo. A pesar de su liberación, tendrá que presentarse cada quince días ante un tribunal y se le han impuesto medidas cautelares. Originalmente, fue condenado a 16 años de prisión.

La liberación de Álvarez se llevó a cabo con cierta ansiedad y dramatismo, ya que su salida de la prisión no fue inmediata tras el anuncio del intercambio de prisioneros. Sus padres manifestaron su preocupación y exigieron información sobre su paradero.

El activista fue detenido mientras pegaba carteles en el centro de Caracas y fue sometido a intensos interrogatorios debido a sus supuestas conexiones y actividades políticas. Varias organizaciones de derechos humanos denunciaron que Álvarez fue golpeado, agredido y obligado a grabar un video en el que asumía la responsabilidad de actos conspirativos y subversivos.

Tanto los abogados defensores como los familiares de Álvarez denunciaron posteriormente que había sido víctima de malos tratos, torturas, descargas eléctricas y golpes con objetos contundentes. Incluso se informó que los informes forenses habían ocultado y encubierto estas torturas, que le habían causado lesiones renales y afectado la visión de su ojo izquierdo.

La detención de Álvarez tuvo lugar poco después de que varios líderes sindicales, que exigían mejores salarios y cuestionaban la conducta del Gobierno de Nicolás Maduro, fueran acusados también de terrorismo. Junto con Álvarez, estos activistas también fueron condenados a 16 años de prisión y ahora han sido liberados.

La liberación del estudiante fue recibida con alegría por parte de sus familiares, amigos y aliados, incluido el rector de la Universidad Central de Venezuela, Víctor Rago, quien había solicitado repetidamente su liberación considerando que era una medida arbitraria y sin justificación.

Rago, que se involucró personalmente en el caso, afirmó que la liberación de Álvarez es un resultado del diálogo político, que es fundamental y debe ser cultivado. Destacó la importancia de que los interlocutores se sienten a conversar y lleguen a acuerdos razonables, a pesar de las opiniones en contra de buscar la interlocución. Según Rago, la liberación de John se produjo porque las personas a las que se le vinculó están libres, lo cual tiene lógica desde el punto de vista jurídico.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *