En Córdoba, las autoridades policiales están en búsqueda del individuo responsable de apuñalar a su compañera sentimental, quien se encuentra embarazada de siete meses, en un acto de violencia de género.

La Guardia Civil y la Policía Nacional están investigando como un caso de violencia machista el apuñalamiento de una mujer de 21 años embarazada de siete meses por su pareja en el municipio cordobés de Fuente Palmera. Los hechos ocurrieron el pasado 7 de diciembre a plena luz del día. Desde entonces, las autoridades están tratando de localizar y detener al agresor, de 22 años, que mantenía una relación con la víctima desde hace más de un año. Tanto la mujer como el bebé que espera se encuentran fuera de peligro y bajo protección policial en un hospital de Córdoba. El hombre fugitivo no tenía órdenes de alejamiento y ella no estaba dentro del sistema de seguimiento y protección de mujeres víctimas de violencia de género, VioGen, según ha confirmado el delegado del Gobierno.

La joven fue apuñalada el pasado jueves alrededor de las cuatro y media de la tarde en la calle y sufrió heridas en el estómago y el colon. Sin embargo, ella misma se dirigió, acompañada por su abuelo, al centro de salud Doctor Bernabé Galán, situado en la misma calle donde fue agredida, según confirma el propietario de un restaurante cercano. “La chica pasó junto a su abuelo, que vive aquí cerca”, explica el responsable del local.

Tanto la mujer agredida como el bebé que espera están fuera de peligro y bajo vigilancia policial, según fuentes cercanas al caso. La joven no estaba dentro del sistema VioGen y no había órdenes de alejamiento contra su agresor, según reiteran fuentes de la Delegación del Gobierno. Diario de Córdoba y el digital local Fuente Palmera Información informan que el agresor es también el padre del niño que espera la víctima.

El presunto agresor huyó a pie hasta las afueras del municipio y se escondió en unas naves a 400 metros del lugar donde apuñaló a su pareja. Allí fue encontrado por Antonio Flores alrededor de las 16.50. “Pasé porque el día anterior habían robado en las naves y cuando lo vi pensé que era el ladrón. Salió corriendo, pero lo atrapé”, explica en conversación telefónica.

Flores, dueño de un bar en el pueblo, cuenta que el agresor sacó una navaja y le dijo que no se acercara. “Tenía las manos llenas de sangre”, añade. Cuando intentó huir, Flores fue tras él y lo agarró, pero logró escapar de nuevo. Antes de eso, logró llamar al 112 y alertar a la Guardia Civil.

“Yo iba detrás de él, pero ya estaba ocupado. Él también”, cuenta. Mientras el agresor corría por la carretera, Flores cuenta que pudo coger su teléfono móvil y llamar a alguien para darle instrucciones sobre dónde tenía que ir a recogerlo. “Le dije que estaba en la carretera que lleva a Posadas, donde está el cementerio”, relata. Ahí es donde perdieron su rastro. En ese momento, llegó la patrulla de la Guardia Civil y lo primero que hicieron fue mostrarle una foto del joven. “Entonces me enteré de que no era un ladrón, sino que había apuñalado a una chica”, explica. Solo encontraron una chaqueta del fugitivo, que perdió mientras huía por la carretera.

La Guardia Civil, que está a cargo de la búsqueda y captura del agresor, mantiene extrema cautela sobre las investigaciones que están llevando a cabo junto a agentes de la Policía Nacional. La búsqueda ya se ha judicializado. Fuentes oficiales consultadas explican que los hechos no se han conocido antes porque normalmente los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado informan cuando hay detenciones, y en este caso la investigación está abierta.

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE y Máster de EL PAÍS.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *