En Bruselas existe una falta de información en relación a la forma de fomentar las inversiones en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima de España.

La Comisión Europea ha emitido una evaluación de los planes de transición energética y climática de los países de la UE y, en el caso de España, ha elogiado la hoja de ruta en renovables, seguridad y eficiencia energética, así como en adaptación al cambio climático. Sin embargo, ha recomendado mejorar la información sobre cómo movilizar las inversiones necesarias para implementar esta estrategia.

Los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC) son guías a largo plazo para alcanzar los objetivos climáticos en 2030, que los países de la UE actualizan con la legislación comunitaria. En general, la Comisión ha subrayado la necesidad de hacer más esfuerzos en todos los países miembros y ha ofrecido recomendaciones específicas para cada una de las 21 capitales que han presentado sus planes a tiempo para su evaluación.

En el caso de España, Bruselas propone mejorar la información relativa a la financiación. Según el documento, el borrador del PNIEC incluye una evaluación de las necesidades de inversión, pero falta información sobre cómo atraer inversiones públicas y privadas. Además, la Comisión ha señalado que los objetivos y medidas en investigación, innovación y competitividad carecen de cuantificación adecuada y financiación específica.

En el ámbito del mercado interior de la energía, la Comisión valora la importancia de la flexibilidad y la respuesta a la demanda, pero considera beneficioso establecer metas y objetivos claros, así como indicadores de seguimiento. También destaca la necesidad de que el PNIEC establezca una ruta para aumentar la contribución del sector de la tierra al objetivo climático de la UE, junto con estimaciones de emisiones de CO₂ capturadas y capacidad de almacenamiento geológico.

En aspectos positivos, la Comisión destaca que el PNIEC de España incluye trayectorias indicativas para energías renovables en los sectores de electricidad, transporte y calefacción/refrigeración, además de describir cómo acelerar su despliegue. Bruselas también aprecia que se hayan establecido objetivos y medidas para fortalecer la seguridad del suministro energético, producción de gases renovables y almacenamiento de energía.

En cuanto a la eficiencia energética, la Comisión valora la inclusión de medidas concretas, pero indica que falta una ambición actualizada en la renovación de edificios. Por último, destaca el reconocimiento de vulnerabilidades y riesgos climáticos, el sistema de cogobernanza y la participación pública en el plan.

La Comisión ha establecido que todos los Estados miembros deben presentar sus planes finales actualizados antes del 30 de junio de 2024, teniendo en cuenta las recomendaciones y evaluaciones individuales. En junio, el Gobierno de España elevó el objetivo de energías renovables para que generen más del 80% de la electricidad en 2030, priorizando la eólica, solar e hidrógeno renovable para reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *