En Barcelona, se está llevando a cabo una investigación por parte de la Fiscalía sobre imágenes de contenido sexual de menores que han sido alteradas utilizando tecnología de inteligencia artificial.

La Fiscalía de Barcelona está investigando dos casos de elaboración de imágenes sexuales de menores manipuladas por inteligencia artificial (IA) para su difusión en redes sociales. Según fuentes del ministerio público, ambas denuncias, recibidas recientemente, están siendo investigadas por la Fiscalía de Menores de Barcelona, ya que las víctimas de la manipulación de las imágenes sexuales son menores de edad y también se sospecha que los autores lo son.

En ambas investigaciones, los autores utilizaron inteligencia artificial para manipular imágenes reales de menores y convertirlas en imágenes de contenido sexual, que luego difundieron en redes sociales. En octubre pasado, la Policía Nacional detuvo a un menor en Súria (Barcelona) que capturaba imágenes de otros menores desde la ventana de su hogar y luego utilizaba programas de inteligencia artificial para eliminarles la ropa y aparentar que estaban desnudos, compartiendo posteriormente estas fotografías en internet.

La Fiscalía advierte sobre la dificultad de identificar a los autores de este tipo de delitos, ya que a menudo las compañías responsables de las redes sociales donde se difunden las imágenes manipuladas tienen su sede en el extranjero. Esto obliga a realizar comisiones rogatorias a través de los tribunales u otros mecanismos de cooperación judicial.

Aunque actualmente no se están investigando denuncias de manipulación de imágenes de adultos por inteligencia artificial con fines sexuales, la Fiscalía de Barcelona ha observado un aumento en los casos de “pornovenganza”, donde personas utilizan fotografías de contenido sexual de sus parejas o exparejas para amenazar o coaccionar. El área de Violencia contra la Mujer de la Fiscalía de Barcelona ha notado un incremento de este tipo de actividad delictiva en los últimos años, en paralelo con el aumento del uso de teléfonos móviles y redes sociales. Este año ha presentado tres escritos de acusación por casos de “pornovenganza”.

Los casos de uso de imágenes de contenido sexual en la violencia machista suelen investigarse como delitos de coacción, acoso y amenazas. Este último delito es el que más ha aumentado en el último año. La Fiscalía de Violencia contra la Mujer de Barcelona, dirigida por la fiscal María Jesús Méndez, advierte sobre el incremento de denuncias por casos de violencia machista después de la pandemia, ya que se ha revelado un número mayor de episodios de maltrato que antes estaban ocultos debido a que el confinamiento obligó a las víctimas a convivir las 24 horas con sus agresores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *