El Valencia se convierte en invitado de honor en la celebración de fin de año organizada por el Real Madrid en España.

El 2023 ya es parte del pasado para el Real Madrid. El equipo blanco ha concluido este mediodía un año lleno de éxitos (Euroliga y Supercopa), culminando con su 74ª victoria desde el 1 de enero, un récord para cualquier club de la ACB, al derrotar al Valencia (83-74) en el Wizink Center. Chus Mateo y sus jugadores celebrarán el fin de año como líderes destacados de la ACB (15-1, dos victorias más que Unicaja) y la Euroliga (16-1, récord de victorias en una primera vuelta), llenos de confianza de cara al 2024. Su primer desafío, el más importante, será contra el Barcelona en el Palau el 3 de enero.

El Real Madrid sabía que el Valencia es uno de los equipos más físicos de la ACB, que castiga bien las pérdidas y te obliga a correr. La primera posesión del partido fue un claro ejemplo del plan de Mumbrú: defensa intensa, recuperación y transición para una volcada de Davies. Pero Chus Mateo y sus jugadores estaban preparados y respondieron intensificando el juego y generando pérdidas en su rival (7 en el primer cuarto). El Madrid mostró seriedad, abriendo una brecha y no aflojando el ritmo hasta alcanzar una ventaja de +10 en el marcador (25-15 en el segundo cuarto tras un parcial de 9-2). El Chacho y Poirier aportaron ritmo y frescura desde el banquillo, Llull fue una amenaza constante y la afición blanca celebró el regreso de Hezonja, ausente en el partido del jueves en la Euroliga contra el ASVEL por enfermedad.

Por otro lado, el Valencia no se dio por vencido. Chris Jones y Jovic, desde el banquillo, mantuvieron a flote al equipo de Mumbrú antes del descanso (41-34), y un triple de Ojeleye al comienzo del segundo tiempo (41-37) les devolvió la esperanza. El Madrid corría el riesgo de dejarse llevar y meterse en problemas, pero no hoy, no en este 2023 en el que el gen ganador de los blancos ha sido absoluto. Con un parcial de 10-2, el Real Madrid se puso +12 (51-39) y las faltas comenzaron a afectar al Valencia. Davies cometió su cuarta falta y Inglis la tercera, dejando vulnerable el juego interior ante el coloso Tavares (6 puntos al descanso, 7 en el tercer cuarto).

El partido se iba poniendo cada vez más favorable para los locales, aunque el Valencia intentó acercarse. Dos triples seguidos de Robertson redujeron la diferencia a 11 puntos (67-56) después de estar 16 abajo en el último cuarto. Los taronja intentaron complicar las cosas para el Madrid en el tramo final, pero la calidad de los blancos en ambos lados de la cancha y el pobre porcentaje de tiros libres de los de Mumbrú (5 de 15, 33%) pesaron más. El Real Madrid no necesitó un último empujón y, con una buena defensa, selló el partido y este histórico 2023.

Periodista de EL PAÍS desde 2020, especializado en información deportiva. Ha cubierto la Eurocopa 2020 y los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, y se centra en la información de baloncesto y fútbol. Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, es un apasionado de los datos y las infografías para explicar el deporte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *