El Tribunal Supremo respalda la prohibición de los ‘apartamentos turísticos’ en las comunidades de vecinos que prohíben su uso como viviendas.

El Tribunal Supremo valida la prohibición de apartamentos turísticos en las comunidades de vecinos que lo prohíben en sus estatutos

En dos recientes sentencias, el Tribunal Supremo ha confirmado que el alquiler de viviendas para uso turístico se considera una actividad económica y, por lo tanto, no puede llevarse a cabo si los estatutos de la comunidad lo prohíben.

El tribunal ha aclarado que estas sentencias no se refieren a la nueva regulación de la Ley de Propiedad Horizontal, que requiere el voto favorable de las tres quintas partes de los propietarios para limitar o condicionar el alquiler turístico. En cambio, se trata de determinar si los estatutos contienen una prohibición expresa de destinar las viviendas al uso turístico. En caso de existir dicha prohibición en los estatutos, ninguna votación permitirá la instalación de apartamentos turísticos.

En uno de los casos examinados, el tribunal ha dado la razón a una comunidad de propietarios de un edificio en Oviedo, ordenando el cese del alquiler turístico que se lleva a cabo en dos pisos del edificio. En este caso, los estatutos establecen que no se pueden ejercer actividades profesionales, empresariales, mercantiles o comerciales en las viviendas.

En otro caso resuelto, el tribunal ha confirmado la prohibición de actividades económicas en un edificio de San Sebastián, establecida por la promotora y recogida en los contratos de compraventa de viviendas.

Las sentencias subrayan que el alquiler de viviendas para uso turístico se considera una actividad económica de acuerdo con la legislación turística de la Comunidad Autónoma y las ordenanzas municipales aplicables.

Según los administradores de fincas, el alcance de estas sentencias es limitado, ya que no son muchas las comunidades de vecinos que prohíben actividades económicas en sus estatutos. Además, desde la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal en 2019, los vecinos pueden cambiar los estatutos con el acuerdo de las tres quintas partes para prohibir los pisos turísticos, limitar su número o aumentar la cuota comunitaria.

Fuente: El País

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *