El sindicato agrícola francés de gran importancia informa que cesará los bloqueos debido a los compromisos realizados por parte de Macron.

Después de obtener numerosas concesiones del Gobierno francés, la principal organización sindical de agricultores, la FNSEA, ha anunciado la suspensión de las protestas en toda Francia y los bloqueos en las vías de acceso a París.

Si los miembros del sindicato cumplen con la orden de los líderes, los tractores que ocupan autopistas en diferentes partes del país deberían comenzar a retirarse, lo que podría marcar el principio del fin de la crisis que comenzó hace dos semanas en la región sureña de Occitania.

La FNSEA y la central Jóvenes Agricultores, los sindicatos más institucionales e influyentes, han decidido poner fin a los bloqueos después de que el nuevo primer ministro, Gabriel Attal, anunciara una serie de medidas que responden en gran medida a sus demandas.

“El movimiento no se detiene, simplemente se transforma”, declaró Arnaud Rousseau, presidente de la FNSEA, en una conferencia de prensa. Por su parte, Arnaud Gaillot, presidente de Jóvenes Agricultores, explicó: “Hemos decidido cambiar nuestra forma de acción debido a los anuncios, por lo que instamos a nuestras redes a suspender los bloqueos”.

La cuestión ahora es cómo se llevará a cabo la retirada de los tractores y a qué ritmo, y si los sindicatos minoritarios, que han abogado por una actitud más combativa, continuarán con las protestas. Desde que comenzaron las manifestaciones en el sur, el presidente Emmanuel Macron y el nuevo primer ministro Attal han realizado numerosos gestos para calmar la situación.

Attal, quien se enfrenta a su primera crisis desde que fue nombrado para el cargo el 9 de enero por Macron, ha anunciado una serie de medidas que van desde la cancelación del aumento planificado en el impuesto al combustible utilizado por los tractores hasta la agilización de los pagos y las ayudas al sector agrícola, así como la reducción de la burocracia.

El próximo Salón de la Agricultura, que se inaugurará el 24 de febrero en París y es un evento político y agrícola de gran importancia, se utilizará para evaluar estas medidas que en gran medida han sido negociadas con el sector agrícola.

La mayor preocupación de las autoridades era que los tractores ingresaran a París. El lunes, se instalaron en ocho autopistas alrededor de la ciudad con el objetivo de “asediarla”. Aunque en realidad era más un eslogan que una realidad, ya que era posible circular y entrar y salir de la capital a través de desvíos y rutas alternativas, este momento simbólico señaló hasta dónde podían llegar los manifestantes. Un sindicato mayoritario intentó bloquear el miércoles Rungis, el principal mercado mayorista de Europa, pero la operación fracasó y resultó en 91 detenciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *