El hombre de Colorado responsable del ataque a un club gay en 2022 se enfrenta ahora a 50 cargos adicionales por crímenes motivados por odio.

Anderson Lee Aldrich, un hombre de 23 años, ha sido acusado hoy de 50 nuevos cargos federales por delitos de odio debido al tiroteo que llevó a cabo en un club nocturno de la comunidad LGTBIQ en Colorado Springs (Colorado) en noviembre de 2022. Aldrich, quien ya está cumpliendo cadena perpetua en una prisión de Wyoming, se ha declarado no culpable de estas acusaciones y de otros 24 cargos relacionados con el uso de armas de fuego.

La declaración de no culpabilidad ha sido un duro golpe para las familias de las víctimas. “Este fue un acto cobarde, horrible, estúpido y lleno de odio”, afirmó Jeff Aston, padre de Daniel Aston, una de las personas fallecidas en el ataque. “Lo más cercano a la justicia que puedo imaginar es que [Aldrich] sufra tanto como el sufrimiento que ha causado a las víctimas y a sus familiares”, añadió Aston.

En junio de 2022, Aldrich fue condenado a cadena perpetua después de haberse declarado culpable de cinco cargos de homicidio y otros 46 cargos de intento de asesinato por su ataque al Club Q el 19 de noviembre de 2002. Este club era considerado un refugio para la comunidad LGTBIQ y estaba ubicado a 114 kilómetros al sur de Denver. El castigo fue impuesto por un juez estatal y llegó siete meses después del tiroteo, otro golpe a la población LGTBIQ de Estados Unidos. En 2016, otra tragedia ocurrió cuando 49 personas murieron en el club Pulse de Orlando.

La condena no puso fin a los problemas legales de Aldrich, quien se identifica como no binario y utiliza los pronombres nosotros/ellos. La fiscalía cree que esta afirmación es cuestionable y considera que es una estrategia para evitar los cargos por delitos de odio. Los fiscales argumentan que no hay evidencia de que Aldrich se identificara como no binario antes del ataque.

El FBI anunció el pasado verano que estaba llevando a cabo una investigación sobre el incidente. La agencia federal tuvo que rectificar su expediente, ya que había recibido información que indicaba que Aldrich representaba una amenaza para la sociedad. Los abuelos del sospechoso lo denunciaron llamando en junio de 2021, asegurando que estaba construyendo una bomba en el sótano y los había amenazado de muerte. Aldrich fue arrestado, pero el caso fue cerrado en julio de ese año por la Agencia Federal de Investigación debido a la falta de cooperación de los familiares con las autoridades. El individuo había expresado públicamente su intención de convertirse en un asesino en serie.

Durante el juicio del año pasado, Aldrich no explicó qué motivó sus acciones. Había visitado el club al menos en seis ocasiones, incluyendo la noche del ataque. Después de estar en el club, salió a la calle con otros individuos y regresó vestido con armadura corporal y armado con un rifle AR-15, con el que comenzó a disparar. El tiroteo terminó cuando un militar que estaba en el lugar cogió el cañón del arma y golpeó a los agresores hasta que llegó la policía.

En llamadas telefónicas con la prensa, el asesino justificó sus acciones diciendo que en el momento del ataque, cuando tenía 22 años, estaba abusando de una gran cantidad de drogas y esteroides. En una conversación con periodistas de AP, afirmó que el tiroteo no fue motivado por su odio hacia las personas homosexuales. Durante el juicio, los fiscales demostraron que Aldrich administraba un sitio web que permitía la publicación de videos de prácticas de tiro con contenido supremacista y neonazi. Un detective afirmó que el homicida expresaba su odio hacia las minorías, incluyendo el colectivo LGTBIQ, en algunos foros.

Este texto fue traducido y adaptado para personas hispanohablantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *