El Cuarto Cinturón será objeto de obras más rápidas gracias a las modificaciones legales aprobadas por el Gobierno para permitir a la Generalitat agilizar el proceso.

El Gobierno ha incluido dos disposiciones adicionales en el último decreto anticrisis para desbloquear el acuerdo sobre la Ronda Norte del Vallès, también conocida como B-40 o Cuarto Cinturón. Este acuerdo fue pactado entre el PSC y ERC como requisito para aprobar los presupuestos de la Generalitat de 2023. Según el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicado este jueves, el Govern tendrá la responsabilidad de “licitar, contratar, efectuar el seguimiento y supervisar” las obras, lo que implica que la Generalitat definirá cómo se realizarán los trabajos. Esta medida allana el camino para la construcción de la controvertida carretera entre Terrassa, Castellar del Vallès y Sabadell.

El decreto asegura que “las carencias normativas han impedido la formulación de acuerdos para la ejecución de ciertas infraestructuras viales y ferroviarias en Cataluña hasta el momento, por lo que es urgente corregir esta limitación para cumplir con el mandato de la ley de presupuestos del Estado para 2023”. Además, el decreto considera “urgente” extender este modelo de colaboración a otras infraestructuras.

En principio, las actuaciones que se pueden desbloquear están relacionadas con la Ronda Nord en el Vallès y las obras para el carril bus de entrada a Barcelona por la B-23, en Molins de Rei. Se podrán establecer “acuerdos” entre el Estado y la Generalitat para “ejecutar” infraestructuras en Cataluña. De acuerdo con el decreto, en estos acuerdos la Generalitat tendrá la capacidad de “licitar, contratar, efectuar el seguimiento y supervisar tanto las obras como las asistencias técnicas relacionadas con ellas”, incluyendo los estudios y proyectos necesarios, así como llevar a cabo las expropiaciones necesarias para la ejecución de dichas obras.

También se establece que “se podrá hacer el desembolso anticipado de las aportaciones a la Generalitat, hasta los límites determinados por las normas aplicables, sin necesidad de prestar la garantía legalmente exigible”.

La Ronda Norte es una infraestructura que el Govern de ERC aceptó llevar a cabo en contra de su voluntad en el marco de las negociaciones presupuestarias con el PSC. Los socialistas catalanes han señalado en repetidas ocasiones que sin desbloquear este tema, no es viable iniciar una negociación con el Govern para apoyar nuevamente los presupuestos de 2024.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *