El Asvel es fácilmente derrotado por el Real Madrid

En el WiZink hay ocasiones en las que el Real Madrid no se reconoce a sí mismo, aunque eso no significa nada, porque incluso en esos momentos, el equipo de Chus Mateo es imparable (86-79). Permite que su oponente, en este caso el Asvel, de los suburbios de Lyon, tenga esperanzas para luego mostrar todo su poderío, o al menos parte de él, ya que Tavares sigue fuera de juego. El equipo francés logró acercarse en el primer intento de alejarse del Madrid, pero Alocén y Rudy se esforzaron en defensa y su equipo amplió la ventaja.

Al igual que los demás, el equipo blanco tiene muchos partidos seguidos en las piernas, y eso se nota en el rendimiento, pero siempre está la calidad del equipo frente a rivales como el de anoche, entusiastas, pero que se mantienen precisamente gracias a esas ganas, que a veces no son suficientes.

Lo que sucedió en el primer cuarto se repitió varias veces a lo largo del partido. También después de que al Madrid le dio por correr un rato y ponerse 15 puntos por delante (50-35). El marcador se estiraba y se encogía porque los blancos se tomaban un respiro, pero Yabusele abandonaba la bici estática donde relajaba sus músculos, o se ponía serio después de unas risas con sus compañeros en el banquillo, y la distancia volvía a aumentar. El jugador francés marcó la diferencia frente a sus compatriotas al anotar triples, canastas de dos puntos y los 11 tiros libres que intentó. Además, fue clave en rebotes, robos y contragolpes para convertirse en el mejor del partido. Cuando se tomaba un respiro, Campazzo aparecía y causaba estragos, o Sergio Rodríguez tomaba las riendas del partido con su elegancia natural y lo revolucionaba. También Deck, a veces descontrolado, aportaba. Así durante todo el partido, a pesar de la falta de atención al final, que permitió que la ventaja final fuera solo de siete puntos porque Paris Lee insistió en que su equipo también tenía algo que decir.

Baskonia, 92 – Maccabi, 82

También ganó el Baskonia en el Buesa al Maccabi (92-82) en un partido muy disputado y con las bajas de Chiozza, Costello, Diop y Sedekerskis. Pero estaba Howard, que anotó 26 puntos, y también Marinkovic (14) y Moneke (15), que ganaron el rebote al equipo más reboteador de la Euroliga. Moneke fue un líder en esa área con 15 rebotes, y Kotsar estuvo cerca con 9. En realidad, fue un esfuerzo colectivo que fue agradecido por la afición del Buesa Arena, que no estaba segura de si su equipo podría mantener el ritmo con tantas bajas. Pero lo lograron, aunque Moneke y Kotsar tuvieron que jugar casi 37 minutos cada uno, y Marinkovic, cada vez más consolidado, superó los 29 minutos. El Baskonia dominó al Maccabi, mejorando su promedio particular, a pesar del esfuerzo de Baldwin (25 puntos), ex jugador del Baskonia, que podría enfrentar una sanción por lanzar el balón a uno de los árbitros al final del partido y encararse con él, a pesar de los intentos de sus compañeros por evitarlo.

Alba Berlín, 66 – Valencia Basket, 81

Valencia Basket se paseó en la cancha del Alba Berlín (66-81). Los hombres de Mumbrú no perdonaron al último clasificado en la fase regular y jugaron uno de sus partidos más relajados de las últimas semanas. Con un gran trabajo defensivo, limitaron al Alba a 15 puntos en cada uno de los tres primeros cuartos, lo que permitió que su juego ofensivo fuera recompensado. El rendimiento del jugador López-Arostegui se destacó en los momentos decisivos, al igual que el de Ojeleye en los lanzamientos, consiguiendo 18 puntos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *