El asesinato de Carrero Blanco: no tan enigmático ni tan relevante

Hace medio siglo, el veinte de diciembre, a las nueve y treinta y seis de la mañana, en el número ciento cuatro de la calle Claudio Coello en Madrid, ocurrió una explosión que impactó de lleno al coche Dodge-Dart en el que viajaba el presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, y lo llevó a estrellarse en la terraza de una residencia jesuita. Carrero, su conductor, José Luis Pérez, y su escolta, Juan Antonio Bueno, perdieron la vida. Los terroristas José Miguel Beñarán, conocido como Argala, y Jesús Zugarramurdi, apodado Kiskur, disfrazados de electricistas y subidos a una escalera, llevaron a cabo el ataque de forma coordinada…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *