Dos jóvenes arrestados en Sevilla por capturar y compartir en línea imágenes personales de sus amigas.

La denuncia de una joven andaluza que había visto en un sitio web imágenes y videos sexuales en los que aparecía ella y otras chicas el pasado mes de noviembre ha permitido a la autoridad detener a dos jóvenes por grabar y compartir imágenes íntimas utilizando una cámara oculta, además de distribuir fotos robadas de ellas desde sus propios teléfonos móviles. Los arrestados eran amigos de las víctimas y se aprovechaban de la confianza que tenían con ellas para grabarlas en momentos íntimos y acceder a sus dispositivos. Luego publicaban el contenido en diferentes plataformas y aplicaciones de carácter sexual, de las cuales también obtenían ganancias económicas, según informa la fuente de la investigación consultada.
Uno de los detenidos había instalado una cámara espía en los baños de su casa, donde invitaba a sus amigas. Aprovechando su confianza y cuando no estaban pendientes, conseguía el código de desbloqueo de sus teléfonos móviles y accedía a sus galerías de imágenes para obtener fotografías.
Los jóvenes detenidos no solo compartían esta información en plataformas de carácter sexual y aplicaciones de mensajería encriptada, sino que acompañaban el contenido con comentarios humillantes y degradantes hacia las víctimas, incluso organizando votaciones. Sin embargo, su objetivo iba más allá de la burla y el trato denigrante hacia sus supuestas amigas, ya que obtenían beneficios económicos de ello.
Los investigadores pronto descubrieron que todas las mujeres que aparecían en los videos y las fotos se conocían entre sí, lo que permitió localizar a su presunto amigo. Actualmente, la Guardia Civil está tratando de determinar desde cuándo estos dos jóvenes estaban grabando a las mujeres, cuántas más pueden haber sido afectadas y la magnitud de la difusión. Hasta el momento se han identificado a cinco víctimas. Tanto las víctimas como los agresores tienen alrededor de 22 años, según confirman las mismas fuentes.
En el domicilio donde los detenidos cometieron el delito, la Guardia Civil confiscó material informático y teléfonos móviles. Los jóvenes, a quienes se les atribuyen los delitos de violación de la privacidad y revelación de secretos, así como de daño a la integridad moral, están actualmente en libertad pero tienen una orden de alejamiento de todas sus víctimas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *