Desmantelan una red que lucraba con la explotación de migrantes irregulares de Nepal en el sector de la restauración hindú.

El camino ilegal que lleva a una persona desde Nepal hasta un restaurante de comida hindú en Madrid o Las Palmas tiene un costo de 15.000 euros. Eso es lo que una familia nepalí cobraba a sus compatriotas para traerlos de forma irregular a España, donde terminaban cocinando o sirviendo comida del subcontinente indio. La Policía Nacional ha desmantelado la sucursal española de esta red, de la cual se sabe que ha trasladado ilegalmente a 83 migrantes nepalíes, aunque se estima que la banda ha traficado con 300 personas de esa nacionalidad, quienes eran transportadas a través de India, Tailandia y Rusia, para luego ingresar al territorio europeo a través de las fronteras de Polonia, Rumania o Malta. La trama obtenía fraudulentamente visados tipo D, que permiten residir, estudiar o trabajar en el espacio Schengen por más de 90 días. Nueve personas han sido arrestadas en España.
El viaje comienza en Nepal, probablemente en la provincia de Gandaki, un país cuya inmigración hacia Europa y Estados Unidos ha aumentado considerablemente en los últimos años (en términos porcentuales, no en números absolutos). Los aspirantes contaban con una red tanto familiar como internacional, con conexiones en India, Nepal, Lituania y Polonia, según explicó esta mañana la Policía Nacional en un comunicado. Parte de la banda ya fue desarticulada en 2022, con la detención de 175 personas que facilitaban la entrada ilegal de migrantes en Europa y Estados Unidos.
Una vez captado el migrante, era conducido por la llamada “ruta del contrabando”. La primera etapa siempre era India, ya que las embajadas y consulados europeos para Nepal se encuentran en su vecino del sur. Los aspirantes presentaban documentos falsos de trabajo o estudios para obtener la visa, los cuales eran manipulados por empresas europeas y asiáticas involucradas en el fraude. Una vez que tenían la visa tipo D estampada en su pasaporte, el migrante continuaba su viaje en avión desde India hacia Europa, principalmente a Serbia o Rusia, y desde estos países balcánicos eran llevados por tierra a Rumania. Desde allí, después de pasar por Hungría, Austria, Italia y Francia, ingresaban a España. Otra opción de ingreso era a través de Polonia y Malta.
La policía ha arrestado a nueve personas: siete en Madrid y dos en Las Palmas, posiblemente las dos provincias con mayor población de origen del subcontinente indio y más restaurantes de estas nacionalidades. Además, han descubierto una nueva modalidad de fraude que consiste en facilitar que los nepalíes que ya han llegado y se han establecido obtengan la nacionalidad española a cambio de 5.000 euros. “En colaboración con algunas academias de idiomas, proporcionaban las respuestas de los exámenes o falsificaban la realización de dichas pruebas necesarias en el proceso de adquisición de la nacionalidad española”, informa la Policía.
La policía ha denominado a esta operación como “Operación Everest”, ya que no solo es el nombre de la montaña más alta del mundo, ubicada entre el Tíbet y Nepal, sino también uno de los nombres más comunes de restaurantes de comida hindú en España.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *