Debido a la situación de abandono en la que se encuentra el cuartel, la Guardia Civil ha sido acogida en una Casa de Cultura en un pueblo de Alicante.

Hace muchos años que no vive nadie en el edificio de la Guardia Civil de Jacarilla (Alicante, 2.108 habitantes). El estado del edificio está en muy malas condiciones, con muchas filtraciones, humedad y techos caídos, lo que hace casi imposible cualquier actividad, incluso administrativa. El Ministerio del Interior lo declaró oficialmente en ruinas, lo que significaba una doble pérdida para la nueva corporación municipal liderada por el alcalde Andrés Moñino (PP). Primero, la pérdida de la sede de la Guardia Civil, con doce agentes que atienden a 15.000 vecinos en cuatro localidades cercanas. Y segundo, la pérdida del edificio en sí, que se encuentra en los jardines municipales, una de las principales atracciones turísticas. Por lo tanto, el ayuntamiento decidió, por unanimidad de los dos partidos representados en el pleno, PP y PSOE, trasladar las dependencias de la Guardia Civil a la Casa de Cultura local, donde había poco movimiento. Las charlas y los recitales serán reemplazados por denuncias y trámites burocráticos. Todo, incluyendo la cultura, en aras de la patria.

El nuevo gobierno municipal se formó en junio después de las elecciones del 28 de mayo, después de que una delegación del Ministerio del Interior visitara el municipio, que está ubicado como una isla en el término municipal de Orihuela y es principalmente agrícola. “Visitaron el cuartel durante una inspección de todos los edificios de la Guardia Civil en España”, dice Moñino, “y en septiembre nos informaron que no iba a ser reformado”. El gabinete del ministro Fernando Grande-Marlaska declaró oficialmente el cuartel en ruinas. De esta manera, Jacarilla perdió una sede del cuerpo de seguridad “que también cubría a Bigastro, Benejúzar y a la pedanía de San Bartolomé en Orihuela”. Ante la “necesidad de mantener” la brigada cerca, los técnicos municipales buscaron una solución entre las dependencias municipales y la encontraron en la recientemente renovada Casa de Cultura. Los eventos culturales locales podrían realizarse en el salón de actos y la biblioteca, que son edificios independientes, por lo que este edificio, que tenía muy poca actividad, podría convertirse en oficinas y despachos administrativos para los agentes.

A finales de octubre pasado, Jacarilla ofreció su solución al Ministerio del Interior, y “obtuvimos una respuesta en dos semanas”, recuerda Moñino. Tanto el ministerio como las autoridades provinciales de la Guardia Civil aceptaron la oferta. “Solo nos pidieron que instaláramos paneles divisores” para dividir el edificio, lo que implicaba “una inversión económica que actualmente los servicios técnicos municipales están evaluando”. “La propuesta se presentó ante el pleno el pasado mes de noviembre y fue aprobada por unanimidad de los 11 concejales, seis del PP y cinco del PSOE. Desde principios de este año, se han realizado las modificaciones solicitadas por los nuevos ocupantes del edificio. Y según las estimaciones del alcalde, se instalarán durante el mes de febrero.

Ahora les toca decidir qué hacer con el viejo cuartel, construido en 1916 y que forma parte del complejo histórico de los jardines municipales de Jacarilla, junto con el palacio del Marqués de Fontalba y la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Belén, antes de que termine en el suelo hecho pedazos. La intención es “intercambiar terrenos con el Ministerio del Interior” para que el edificio pase a ser propiedad del ayuntamiento. Aunque este proceso está en una etapa inicial. “Aún no hemos iniciado los trámites”, afirma Moñino, quien reconoce que una vez tengan la documentación en regla, necesitarán subvenciones para la rehabilitación del cuartel. “Tenemos un presupuesto muy limitado”, admite, “pero le daremos uso, porque si no, terminará colapsando y arruinando así el patrimonio cultural y la principal atracción turística de Jacarilla.

Suscríbete aquía nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *