Barcelona regulará la entrada de cuchillos y otros objetos punzantes en la celebración de Año Nuevo.

La celebración de Nochevieja, como es tradicional en Barcelona, se llevará a cabo en la avenida Maria Cristina – este año con la peculiaridad de que la fuente Mágica estará vacía debido al decreto de sequía – con la presencia de más de 100.000 personas. La Guardia Urbana Barcelona informó hoy que, junto con los Mossos d’Esquadra, han implementado un dispositivo de acceso con varios filtros de control para evitar la entrada de botellas de vidrio, navajas y objetos peligrosos a la avenida Maria Cristina. Detectar este tipo de armas u objetos peligrosos se ha convertido en una verdadera obsesión para la policía local de Barcelona, que ha diseñado un operativo que establece que los asistentes solo podrán acceder a la zona a través de los controles ubicados en la calzada central de la avenida, entre las Torres Venecianas. Los agentes usarán palas de detección de metales para revisar las pertenencias de los asistentes de la manera menos intrusiva posible. “Es una forma muy práctica de detectar estas armas en cualquier persona que sospechemos que las lleva en la vía pública”, aseguró Jordi Oliveras, intendente portavoz de la Guardia Urbana.

La intención de la policía local es delimitar todo el espacio para garantizar la seguridad de los espectadores de la fiesta en la medida de lo posible. “Tenemos en cuenta la alerta terrorista y también estamos coordinados con los Mossos d’Esquadra en ese sentido”, destacó Oliveras. Además, se activarán drones para aumentar la seguridad, detectar posibles delincuentes, acelerar evacuaciones y tomar decisiones rápidas en materia de seguridad.

“La fiesta principal será en Maria Cristina, pero tenemos planificados varios dispositivos, especialmente en el centro de la ciudad, en previsión de la concentración de grupos o la celebración de fiestas ilegales”, resaltó el inspector. El dispositivo de Fin de Año contará con 1.500 agentes activos durante todo el 31 de diciembre.

Inspecciones de locales

La Federación Catalana de Ocio Nocturno (Fecalon) denunció ayer una “persecución” por parte del Ayuntamiento con “inspecciones abusivas y desproporcionadas” en discotecas y locales del distrito de Sant Martí. El secretario general de Fecalon, Fernando Martínez, llegó a asegurar: “Los locales de primeras copas están en peligro ante el aluvión de inspecciones, y los empresarios están realmente preocupados por la falta de seguridad jurídica y las cuantiosas inversiones para cumplir con las normativas”. Fecalon denunció que el 21 de diciembre 120 inspectores revisaron los locales de este distrito de Barcelona.

La Guardia Urbana reconoce que en las últimas semanas se han intensificado las inspecciones de locales, centrándose en infracciones relacionadas con el ruido molesto, el exceso de aforo y el consumo de alcohol en la vía pública. Oliveras admitió que durante todo el año 2023 se llevaron a cabo 1.500 inspecciones que resultaron en 4.000 sanciones impuestas. “La mayoría son leves y actualmente no hay locales pendientes de una orden de cierre que no se haya cumplido”, destacó. “Es cierto que hemos incrementado las inspecciones, especialmente en los locales más problemáticos. Este aumento de la actividad de inspección se ha realizado en las últimas semanas por orden del Ayuntamiento de Barcelona y forma parte del Plan de Adecuación”, reconoció el portavoz municipal.

La Guardia Urbana mantendrá durante estas fiestas los llamados “itinerarios seguros”, los cuales contarán con presencia policial entre los centros de ocio y las paradas de transporte público. Esta iniciativa tiene como objetivo prevenir la violencia machista y LGTBIfóbica. Los agentes de la policía local realizarán controles de alcoholemia y drogotest en toda la ciudad durante la Nochevieja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *