Bankers’ salaries in Spain

Las remuneraciones de los presidentes y altos ejecutivos de la banca y la gran empresa no siempre siguen una lógica clara. En ocasiones, generan escándalo comparativo, se explican de manera deficiente y en algunos casos se justifican de forma inapropiada.

En 2023, la banca estadounidense experimentó dificultades, con una disminución significativa de sus beneficios en el último trimestre debido a diversas razones, como las secuelas de la crisis en empresas como Sillicon, Signature y First Republic. A pesar de ello, los altos ejecutivos de los grandes bancos de inversión no sintieron el impacto en sus bolsillos. Por ejemplo, Goldman Sachs aumentó la remuneración de su consejero delegado, David Solomon, en un 24%, llegando a los 31 millones de dólares, a pesar de registrar el peor ejercicio en cuatro años.

Por otro lado, la gran banca española tuvo un mejor desempeño, logrando beneficios significativos gracias al aumento de los tipos de interés y sin enfrentar quiebras. Esto se vio impulsado además por un subsidio directo del 4% decretado por el BCE a los depósitos en los bancos centrales nacionales. Algunos ejecutivos también se beneficiaron de estos resultados favorables, como Ana Botín de Santander y Carlos Torres de BBVA.

El debate sobre la remuneración de los banqueros se compara frecuentemente con la de ejecutivos de otros sectores. Sin embargo, persiste una discusión importante: ¿se reflejan los errores de la gestión en las remuneraciones, como en el caso del bloqueo de cuentas en el Santander de clientes sancionados por terrorismo? Esta cuestión plantea la necesidad de una evaluación más profunda en cuanto a la compensación de los altos directivos.

La forma en que se estructuran las remuneraciones, basadas en incentivos de beneficio a corto plazo, puede generar riesgos significativos, tanto para las entidades financieras como para las arcas públicas. Es crucial repensar la regulación existente y considerar límites a las retribuciones, así como garantizar una mayor transparencia en su divulgación al público.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *