Armengol afirma que la Constitución otorga a los ciudadanos la posibilidad de tomar una decisión sobre el modelo territorial.

La oposición interpreta las palabras de la presidenta del Congreso como una alusión indirecta al derecho de autodeterminación
La presidenta del Congreso, Francina Armengol, ha centrado su discurso en elogiar la Constitución, el espíritu de consenso y “la generosidad” que permitió aquel “acuerdo entre diferentes”. “Si logramos ponernos de acuerdo”, ha afirmado, “en los momentos más difíciles, si el interés general prevaleció sobre todo lo demás y la búsqueda de concordia superó el enfrentamiento, entonces tenemos marcado el camino hacia la comprensión: lo marca la propia Constitución”.
Armengol ha destacado que en la Constitución “no se encuentran escritos la tensión, el desprecio o el conflicto” y ha asegurado que “la ley fundamental sigue siendo el remedio más eficaz contra la discordia”.
Además, Armengol ha mencionado especialmente el título VIII de la Constitución sobre el modelo territorial que, según ella, “integra la diversidad que existe en nuestro país y la riqueza que supone un Estado plural y deja abierta la vía para avanzar en el proceso de acercar la toma de decisiones a los ciudadanos”. Esta afirmación ha sido interpretada en las filas de la oposición como un respaldo velado al derecho a decidir.
La presidenta ha instado a “aceptar el privilegio de las diferencias, abrazar lo heterogéneo” y ha apostado por “transformar nuestro país en uno más moderno, más libre, más próspero y más justo”. “Tenemos”, ha defendido, “que llegar a acuerdos en beneficio del bien común y contribuir a diseñar el país de las futuras generaciones”.
En su opinión, “ser constitucionalista no significa enarborar la Carta Magna como si fuera un tótem, sino asumir que podemos llegar a acuerdos para cumplirla y desarrollarla”. Y ha agregado: “Ante los desafíos que nos esperan, debemos mirar juntos hacia adelante”.
Sin embargo, a pesar de todos estos elogios, Armengol ha afirmado que en el espejo de la Constitución “no nos vemos completamente reflejados” y ha abogado por seguir trabajando para hacer “realidad su palabra” y “reflejarnos en ella”. Es decir, “implementar y actualizar los mandatos de la Constitución. Y hacerlo desde el pluralismo y el respeto a la legitimidad del otro”.
La presidenta del Congreso ha insistido, siguiendo las palabras del presidente del Gobierno, en la “obligación total de cumplirla”. “Deberíamos acatar cada uno de sus preceptos”, ha afirmado antes de lamentar que “quedan asuntos pendientes”. Estos asuntos, en su opinión, son los relacionados con la igualdad, la vivienda, los servicios públicos y el medio ambiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *