A los 72 años de edad, Rafael Moll, reconocido como uno de los fundadores de la Ona Laietana, una importante figura en la industria musical, ha fallecido en España.

Fallecido hoy sábado a los 72 años a causa de un cáncer fulminante, Rafael Moll, considerado uno de los impulsores de la Ona Laietana (movimiento musical nacido en la sala Zeleste de Barcelona), enfrentó su enfermedad con la misma racionalidad que aplicaba a sus numerosas y variadas producciones. Comenzó su carrera en los años sesenta con su grupo llamado La Troupe. Junto a Jaume Sisa, cantante al que estuvo unido toda su vida, colaboró como productor en varios de sus discos y compañero en diversas aventuras artísticas. Iniciaron su andadura en el mítico Zeleste, una sala que Moll describía como un refugio para músicos progresistas, donde se unió al programador Víctor Jou y se convirtió en su primer programador.

También fundó una oficina de management y un sello discográfico en colaboración con Edigsa, bajo el nombre de Zeleste.

Aunque el nombre de Rafael Moll pueda no ser ampliamente conocido por el público en general, en el mundo de la cultura catalana, especialmente en el ámbito musical, es una figura de referencia importante detrás de la cual hay discos, espectáculos, documentales y acciones que han dejado huella en varias generaciones.

A lo largo de más de medio siglo de carrera, desde sus comienzos hasta hace tan solo dos semanas, cuando ideaba un nuevo proyecto, la trayectoria de Moll ha estado repleta de importantes éxitos. Entre ellos se encuentran discos de salsa catalana, la creación de la mítica Compañía Eléctrica Dharma, el icónico álbum Qualsevol nit pot sortir el sol de Sisa, el aclamado Pedro Navaja de la Orquesta Platería, gran parte de la discografía de Gato Pérez y Oriol Tramvia, así como la producción de numerosos trabajos de artistas como Jordi Sabatés, Pau Riba (con quien compartió casa), Música Urbana, La Voss del Trópico, El Último de la fila y la destacada reaparición discográfica de Peret hace cinco años. Sin embargo, tal vez lo más destacado de su carrera fue su larga colaboración con Joan Manuel Serrat, al que produjo varios discos al tiempo que ejercía como su manager.

Tras conocer la noticia de la muerte de Moll, Sisa comentó: “Gracias a él existió el disco Qualsevol nit…, porque nadie quería grabarme. El director de Edigsa no creía en mí, pero Moll lo convenció. De hecho, le debo el inicio de mi carrera”. Moll también fue el responsable e impulsor del primer disco de Albert Pla, grabado con la compañía discográfica PDI, una de las muchas con las que trabajó, como Ariola, BMG, Emi, Odeon, entre otras.

Entre sus trabajos más recientes se encuentra su incorporación a la editorial Planeta, su documental sobre la sala Zeleste, que dejó prácticamente terminado, sin olvidar su participación en la Olimpiada Cultural, el Festival Blues & Ritmes y el Festival Trobadors i Joglars del Vallès. También incursionó en espectáculos musicales de corte teatral como el premiado Sondheim x Sondheim, que hace justo un año llevó a cabo junto al director Mario Gas. Precisamente junto a él y Serrat estaba planeando un posible musical con canciones del cantante catalán. De hecho, su última salida antes de la fase final de su enfermedad fue una reunión con ambos para discutir sobre este proyecto.

Entre sus producciones destacadas, se encuentran los funerales de varios conocidos personajes, a los que unía una gran amistad, como el actor y showman Carles Flavià, el cantante y músico Pau Riba y el director escénico Joan Ollé. También organizó su propio funeral, expresando su deseo de no tener ningún tipo de ceremonia ni velatorio, y que su cuerpo fuera donado a la ciencia. Una petición que su familia ha decidido cumplir al pie de la letra.

Además de su rigurosidad y profesionalidad en todos sus trabajos, Moll abordaba su labor como productor con pasión y entusiasmo, ya que la música era su forma de vida desde niño. Incluso estudió oboe y durante un tiempo tocó la batería.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *