70 expertos en planificación urbana suscriben una carta dirigida a Almeida, instándole a detener la deforestación en la zona de la línea 11 del metro en España.

Un grupo de más de 70 profesionales relacionados con el urbanismo ha remitido una carta al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, para solicitar la detención de las talas de árboles por el proyecto de ampliación de la línea 11 de metro. Estas talas, que comenzaron el lunes pasado en Madrid Río y en el parque de Comillas, han llevado a los especialistas a pausar la recolección de firmas y a enviar la carta con premura con el objetivo de preservar los árboles. Esta es la segunda misiva que los profesionales envían al alcalde para solicitar que desautorice las talas que se están llevando a cabo en distintos puntos de la ciudad. En la anterior, pedían: “Recuperar el trazado del primer proyecto propuesto por la Comunidad de Madrid, ya que es una alternativa técnica y económicamente factible que evita la pérdida de arbolado”.

El proyecto de ampliación de la línea 11 de metro ha sufrido numerosos cambios desde su presentación en 2022. La primera opción contemplaba la eliminación de muy pocos árboles en comparación con los 1.027 que iban a ser talados y los 348 que se trasplantarían según la propuesta seleccionada por la Consejería de Transportes. Cuando los residentes de las áreas afectadas conocieron el proyecto en febrero, comenzaron a movilizarse en su contra y la Comunidad de Madrid suspendió las talas, tres meses antes de las elecciones regionales y municipales.

La Consejería de Transportes accedió a algunas peticiones y presentó una nueva propuesta para consulta pública, en la cual se contemplaban 880 talas y trasplantes. Durante todo este tiempo, la Consejería de Transportes y el área de Urbanismo, Movilidad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid han mantenido un discurso afirmando que han reducido el arbolado al mínimo, pero han ido disminuyendo el número de talas con cada protesta de los vecinos. La propuesta final y la que se está llevando a cabo concreta la tala de 523 árboles, aunque la Consejería de Transportes aún no ha informado cuántos árboles más serán trasplantados.

Pese a que el proyecto es objeto de examen por parte del Parlamento Europeo y del Banco Europeo de Inversiones, y existe un proceso legal abierto contra el proyecto, la Comunidad de Madrid ha decidido seguir adelante. El Gobierno regional defiende que la iniciativa es de “interés general y urgente” para poder eludir las leyes de planificación urbana que le impedían continuar con las obras. Por ejemplo, la protección especial de ciertas áreas verdes donde se construirá una estación de metro. Aunque las obras han comenzado en todas las estaciones, solo las de Comillas y Madrid Río han tenido talas hasta el momento. La Consejería de Transportes tampoco ha comunicado el plan de talas y trasplantes.

La carta enviada por los expertos en urbanismo sostiene que “el concepto de interés general aplicado por la Comunidad de Madrid para dar este paso choca con la opinión de su ciudad y denota una forma de hacer urbanismo basada en criterios unilaterales y ajenos al desarrollo urbano sostenible, más propia del siglo XX que de la actualidad”.

Los firmantes de la carta se han aliado con los vecinos, quienes no han abandonado la lucha y tienen programadas más concentraciones en contra de la tala porque afirman que existe una mejor alternativa. Por su parte, el grupo de expertos, que incluye a urbanistas, antropólogos, ingenieros y arquitectos, apelan a Almeida con esta carta: “Como alcalde, es su responsabilidad escuchar el clamor de la sociedad madrileña contra estas talas y velar por el patrimonio natural de nuestra ciudad”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *